domingo, 18 de noviembre de 2018

2019

A continuación presento una probable respuesta a la cuestión de por qué lo que no ocurrió en 2018 ocurrirá en 2019.

Israel salió de Egipto el 14-15 de Abib (Nisán) de 1513 aEC. Esa información es correcta porque esa fecha (31 de marzo) se encuentra en el centro de un espacio de tiempo cuyos extremos son la muerte de Adán (verano/otoño de 3096 aEC) y la destrucción del segundo templo (verano/otoño de 70 EC). Ambos eventos se relacionan entre sí, porque el templo representa al hombre, sea individual o colectivo. Israel, por su parte, también representa al Adán colectivo.

Ahora bien, el relato de Éxodo nos dice que el día que salió Israel de Egipto exactamente 430 años después que la Simiente de Abrahán ingresó en Canaán, lo que nos llevó al año 1943 aEC. Por otro lado, la carta de Pablo a los Gálatas dijo que la Ley llegó a existir 430 años después de la promesa, lo que nos hace pensar en 1943 aEC como el año en el que se dio la ley al pueblo.

No obstante, existe la probabilidad de que el Pacto de la Ley, que decía que habría un sacerdocio santo, comenzase a contar sus días de vigencia desde la inauguración del tabernáculo en el desierto, es decir, en Abib de 1512 aEC. De hecho, las 69 Semanas y media de años que comenzaron en ese entonces terminaron al tiempo de la inauguración del templo de Salomón. Eso indicaría que debería tomarse como referencia importante el mes de Abib de 1512 aEC.

Esta idea sería correcta, en mi opinión y percepción, porque la profecía de las 70 Semanas de Daniel 9 también se cumple en el marco de la validación del Pacto de la Ley. Cuando Jesús murió, en Abib de 33 EC, se habían cumplido 69 Semanas y media de Años desde que el Pacto de la Ley se había vuelto a validar, en los días de Nehemías, el 24 de Etanim (Tishri) de 455 aEC.

Eso podría sugerir que los 430 años mencionados por Gálatas podrían haber comenzado en Abib de 1942 aEC y no un año antes. Esto colocaría el principio de los 3960 años del Pacto Abrahámico en ese tiempo, siendo el final del período Abib de 2019.

Aunque esa es una teoría plausible, hay también que tomar en cuenta el sentido del paralelismo de los hijos de Noé, quienes representaron a la generación de 100 años que antecede a la Gran Tribulación. Se sabe que la liberación de los representantes de la clase José ocurrió en Abib de 1919, es decir, unos 100 años antes de Abib de 2019.

Quizás eso explique por qué se ha preparado el escenario para la Gran Tribulación, aunque todavía no ha estallado. Los vientos que la contienen tendrían que dejar de ser retenidos pronto.

Así pues, sería que la clase José nació en Abib de 1919, y ahora, en Abib de 2019, ocurriría el nacimiento de la clase Benjamín.

A partir de allí se contarían los 1290 días hasta el otoño de 2022.

Esta teoría tendría que cobrar fuerza pasando diciembre de 2018.

Bendiciones.

viernes, 2 de noviembre de 2018

¿Es el Domo de la Roca un símbolo idolátrico de la Abominación Desoladora?

Hay una serie de coincidencias que he ido percibiendo desde que descubrí que el islam y su Domo de la Roca en Jerusaén están, de alguna manera, representados por las antítesis de Enoc y Matusalén.

Enoc nació a los 622 años desde Adán, y el islam a los 622 años desde Jesús. La correspondencia entre Adán y Jesús está, en cierto modo, puesta como si fuera un contraste. Adán fue infiel y Jesús fue fiel.

Parece que Enoc, que fue fiel, es mostrado como un profeta leal, mientras que el islam sería como un profeta falso, y su símbolo principal, el Domo de la Roca, erigido en la zona del Santísimo del templo de Salomón, sería como la Abominación Desoladora.

La cronología parece confirmar esto porque desde el año 687 hasta el año 2022 habrán transcurrido 1335 años, habiendo culminado los primeros 1260 años de este período en 1947, cuando la Organización de las Naciones Unidas le dio carta abierta a la fundación del Estado de Israel.

Recordemos también que desde Adán hasta la fundación del Domo de la Roca transcurrieron 1290 ciclos de 3,65242189, el Factor Centésimo del Año Solar. En la primera mitad de 687 debió de comenzar la edificación de este símbolo islámico. Y desde allí hasta 2022 quedarán 1335 años... O mejor dicho: 365 ciclos del Factor...

Ahora bien, cierto investigador bíblico dio a conocer hace poco que el número de la Bestia, en el lenguaje original griego, tiene un parecido a una expresión islámica conocida. Esto me parece muy intrigante. No quiero decir que así tiene que ser, pero es oportuno notarlo.


El caso es que ya entendimos, hace algún tiempo, que Matusalén fue un hombre profético, un símbolo del tiempo que le quedaba al mundo antiguo hasta la venida del Diluvio. En consecuencia, parece que se puede asumir que la destrucción del Domo de la Roca será el evento que marcará el principio del juicio de Yehóvah contra este mundo.

Si los 1335 años terminan en el año 2022 y, a su vez, el día señalado sea el último de los 1335 días que están por comenzar, entonces parece razonable esperar que este período breve esté por comenzar en la parte final de este año o, a más tardar, en la primera mitad de 2019.

Cierta información que me ha llegado dice que los demonios, o sea, los "alienígenas" se manifestarán en la Tierra pasando el 20 de junio de 2019. Es probable, hasta donde se puede percibir, que el año que acaba de empezar sea uno de revelaciones confusas. Tengamos cuidado, porque van a ocurrir cosas que realmente nos dejarán expuestos a la confusión.

EL FIN ESTÁ CERCA

No he escrito nada en estos días, porque debo confirmar si realmente van a ocurrir los cambios esperados en estos días. En esencia, hasta agosto de 2022, cuando se cierran 1400 años del islam y 1335 años del Domo de la Roca, quedan algo más que 1335 días. Entre noviembre y diciembre de este año se verá con claridad si los cálculos fueron correctos.

Mientras tanto, es importante tener la mente abierta a la corrección. A veces pienso que Jesús murió en el año 34 y no en el 33. Si así fuera, hay que hacer un reajuste radical de todo. Pero, también, podría ser que algunas cosas que no sabemos estén por presentarse pronto.

Tengamos fe en que lo bueno llegará. Mientras tanto, cuidemos nuestra mente y no seamos fanáticos ni nos dejemos llevar por lo que asusta a las naciones.

Por último, no descuidemos los terremotos que se vienen, ni las erupciones.

Lo que es más, es probable que la identificación que han hecho los JW acerca del Rey del Norte esté ocurriendo en un tiempo señalado. El 1 y el 2 de octubre de 2018 coincidió, según se ve, con el 21-22 de Etanim. Fue en un día como ese cuando Cestio Galo y sus ejércitos llegaron a Jerusalén a atacar. Quizás, en términos de tiempo, esa fecha haya sido el día en el que por fin los cristianos vieron claramente que la Abominación de la Desolación estaba amenazando el "santuario", es decir, la congregación de los cristianos escogidos que reinarán con el Mesías.

Recordemos que la Abominación de la Desolación tiene dos lados de representación. Es como un ídolo repugnante para Yehóvah, pero también es como los ejércitos de la desolación. Quizás sean dos formas de representación. Y puede que al final los ejércitos de la desolación empiecen su trabajo de juicio destruyendo el símbolo de la desolación.

Resulta curiosamente probable.

Mantengámonos alerta.

miércoles, 10 de octubre de 2018

La Era del Pacto Abrahámico está llegando a su culminación

Han pasado 11 Tiempos (3960 años) desde que fue validado el Pacto Abrahámico, y es oportuno saber que el escenario para el cumplimiento de las profecías relacionadas con la plenitud de la congregación cristiana ya está listo.

El Rey del Norte ha sido plenamente identificado, y eso significa que su ataque mundial es inminente. RUSIA ya ha demostrado con claridad que su corazón está en contra del Pacto Santo, es decir, el Pacto Abrahámico, el cual tiene como objetivo producir la Simiente Prometida, a saber, el Mesías y su cuerpo de 144.000 escogidos.

En realidad, resulta esclarecedor que 100 años después del nacimiento de la clase José, el Esclavo Fiel y Discreto, por fin esté completándose la última de las 12 tribus del Israel espiritual. Eso coincide con lo que hemos visto en el patrón acerca de los hijos de Noé, que nacieron unos 100 años antes del Diluvio.

Esa última tribu de 12.000 sellados es la clase Benjamín. La ilustración que se dio en el drama simbólico acerca del nacimiento de Benjamín nos dice con claridad que está clase de completa al morir Raquel, la esposa que representó el Pacto Abrahámico. Y así se entiende también la representación de la Mujer de Apocalipsis 12, la cual en su agonía da a luz a un hijo varón que ha de reinar... Esto es, sin duda, el nacimiento del Reino del Mesías.

Ahora, identificado el Rey del Norte, podemos percibir de antemano que van a comenzar los 42 meses de persecución de la Bestia contra los cristianos, especialmente los JW. Y es por ello que se ve que la Bestia tiene los pies como los de un oso, porque es precisamente el oso ruso el que toma la delantera en el pisotea contra el Santuario espiritual.

Estamos en el otoño de 2018, y es el tiempo más tardío para el cierre de la Era del Pacto Abrahámico. En consecuencia, esta por ocurrir o completarse la Remoción del Rasgo Constante, el servicio público de los JW. Luego, según se entiende, comenzará un período de 1290 días que culminará con la Abominación de la Desolación destruyendo a Babilonia la Grande.

Hasta donde he podido discernir, la zona del santuario de Jerusalén será destruida en 2022, quizás cerca de los mediados de ese año. Y justamente es al norte de Jerusalén que se encuentra Moscú, la sede del gobierno de Rusia.

Ahora bien, estamos a punto de entrar en el mes de Bul, o quizás en el verdadero Etanim de 2018, así que debemos de observar lo que ocurre en esta segunda mitad del mes de octubre.

Mientras tanto, estemos atentos a lo que se presente. Puede que tengamos que hacer ajustes en nuestro entendimiento.

martes, 9 de octubre de 2018

El Rey del Norte identificado por los JW

Por fin, después de muchos meses, ya es oficial. Los JW ya han identificado quién es el Rey del Norte. Es el bloque liderado por Rusia y sus aliados.

Está información fue dada a conocer a principios de octubre de este año, y pronto se extenderá a todas las congregaciones de los JW.

Más información, en breve.

Sin duda, estamos a punto de ver cambios grandes en la historia del pueblo de Yehóvah.

jueves, 4 de octubre de 2018

Sin novedad en el frente

Seguimos vigilando los eventos.
Estaremos informando.
No se distraiga de lo más importante.

Contacto: +51   927180494

testimonio2020@gmail.com

viernes, 21 de septiembre de 2018

Atención al tiempo señalado

Llega un momento en el que las coincidencias llegan a su punto máximo. El principio de los 1335 días hasta la destrucción de Babilonia la Grande, hasta donde se ha visto, comienza en octubre. El escenario de fondo es el conflicto entre el Rey del Norte (Rusia y su eje de influencia) y el Rey del Sur (la cristiandad, la ciudad que en espíritu es Sodoma y Egipto).

En el pasado, el primer ataque comenzó después de la Fiesta de los Tabernáculos, el 22 de Etanim. Asumimos que Etanim comenzó el 11 de septiembre, así que el 22 de Etanim sería el 2 de octubre. Sin embargo, también es posible que Etanim comience el 11 de octubre.

El principio de la última Semana de Años antes del Milenio del Mesías, formalmente tendrá lugar en el equinoccio, entre el 22 y 23 de septiembre.

jueves, 6 de septiembre de 2018

¿Cuántos días contienen 11 Tiempos?

En el registro de Gálatas se da a entender que el Pacto de la Ley fue validado 430 años después que lo fuera el Pacto Abrahámico. Sabemos que el Pacto de la Ley fue dado en un día a principios del tercer mes, en 1513 aEC. Estamos hablando de una fecha asociada a la siega del trigo, una fecha como la del Pentecostés.

Sabemos también que el Pentecostés ocurre a los 52 días contados desde el 14 de Abib. Y el 14 de Abib es día de luna llena. Así que con estos datos, consideramos probable que el punto de partida para el cierre de la Era del Pacto Abrahámico tenga que ver con un tipo de Pentecostés, es decir, 52 días después de una luna llena.

Hemos llegado a saber que un Tiempo tiene una duración de 131.500 días. Este número, que equivale esencialmente a 360 años, contiene un número exacto de meses lunares, a saber, 4453.

El relato de Génesis 15 nos presenta una ilustración. Hay un sacrificio que valida el Pacto Abrahámico y los animales que aquí aparecen son señales de tiempo. Los tres animales de tres años representan nueve Tiempos, y las dos aves dos Tiempos más. Así pues, aquí se estuvo representando un enorme período de 11 Tiempos, ó 3960 años, en cuyo centro se encuentra el sacrificio de Jesús, su resurrección y el nacimiento de la congregación cristiana.

La validación del Pacto Abrahámico debió de tener lugar alrededor del tiempo del Pentecostés, a principios del tercer mes, ya que 430 años después fue validado el Pacto de la Ley. La Biblia, al parecer, pone como principio de la Era del Pacto Abrahámico el momento en el que Abrahán comenzó a INVOCAR EL NOMBRE DE YEHOVAH. Esto armonizaría con el hecho de que es gracias a esta provisión del Pacto Abrahámico que los hombres pueden invocar en nombre de YeHoVaH.

Y Jehová procedió a decir a Abrán: “Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”. Ante eso, Abrán se fue tal como le había hablado Jehová, y Lot lo acompañó. Y Abrán tenía setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán. Así que Abrán tomó a Sarai su esposa y a Lot el hijo de su hermano y todos los bienes que ellos habían acumulado y las almas que habían adquirido en Harán, y procedieron a salir para ir a la tierra de Canaán. Por fin llegaron a la tierra de Canaán. Y Abrán siguió a través de la tierra hasta la ubicación de Siquem, cerca de los árboles grandes de Moré; y en aquel tiempo el cananeo estaba en la tierra. Jehová ahora se apareció a Abrán y dijo: “A tu descendencia voy a dar esta tierra”. Después de eso él edificó allí un altar a Jehová, que se le había aparecido. Más tarde se mudó de allí a la región montañosa, al este de Betel, y asentó su tienda, con Betel al oeste y Hai al este. Entonces edificó allí un altar a Jehová y empezó a invocar el nombre de Jehová. (Génesis 12:1-8.)

En el libro de Éxodo, tomando como referencia todos los manuscritos disponibles, se da a entender que la salida de Israel de Egipto comenzó en el mismo día en el que Abrahán y su familia habían entrado en la Tierra Prometida. Ese día fue la luna llena del mes de Abib de 1943 aEC. Y hemos de suponer, en primera instancia, que ese fue el día, aunque parece que también podría ser la luna llena del mes de Etanim de aquel año, es decir, seis meses lunares después.

Ahora bien, luego de 3960 años llegamos a la luna llena del mes de Abib de 2018 EC, la fecha de la Conmemoración de la Cena del Señor, es decir, la Pascua judía. En este año, ese día fue el 31 de marzo. Pero luego, sabemos que un Tiempo es 131.500 días, y eso haría que 11 Tiempos llegasen a ser exactamente 1'446.500 días. Pues bien, resulta que esa cantidad de días es realmente 3960 años y 141 días que terminan en una luna llena. Así pues, si hubo luna llena el 31 de marzo, entonces al correr 141 días hacia el futuro llegaríamos a la luna llena de agosto, el día 26.

Luego de esto, entendemos que Abrahán comenzó a invocar el nombre de YeHoVaH posiblemente en el día que después se llegó a conocer como el Pentecostés. Eso significa que desde la luna llena de Abib tendríamos que avanzar 52 días en el principio de la Era del Pacto Abrahámico. Esto, a su vez, haría que el final de esa Era tenga lugar 52 días después de la luna llena de agosto de 2018. Así pues, si contamos 52 días desde el 25 de agosto, llegaremos al 16 de octubre, es decir, el 5/6 de Bul, el octavo mes.

¿Sería algo significativo que esa sea la fecha del primer ataque de la Abominación Desoladora? Recordemos que en el caso de la Era de los Judíos, el ataque contra el Santuario ocurrió el día 5 del octavo mes (Bul). Al día siguiente, los ejércitos de Cestio Galo se retiraron y así se abrió la oportunidad para que los cristianos escaparan de la ciudad.

Es de mucho interés saber que en el caso del sistema de los judíos, hubo 2008 años y medio desde el Pentecostés de 1943 aEC (día 6 del tercer mes) hasta el día 5/6 del octavo mes del año 66. Incluso es probable que Josefo no tomase en cuenta que en el año 66 esa fecha era en realidad el día 6 del noveno mes. Así pues, la evidencia indirecta nos dice que para YeHoVaH la fecha señalada era el día 5/6 del octavo o noveno mes del año 66, exactamente 2008,5 años después del 6 del tercer mes de 1943 aEC. 

Es importante notar esta información si buscamos coherencia en el entendimiento sobre la cronología profética de la Biblia. Cómo se cuentan estos 2008 años y medio:

Desde la primavera del año 1943 aEC hasta la primavera del año 1 aEC hay exactamente 1942 años. Luego, desde aquí hasta el año 66 hay 66 años. La suma de ambos números es 2008 años, y luego vino medio año más. Desde aquí, agregando los tres años y medio hasta el tiempo de la desolación que comenzó el general Tito, hubo en total 2012 años y medio, un número asociado al Modelo del Santuario.

[Nunca olvidemos que el Modelo del Santuario contiene dos períodos: El primero de 4025 años y el segundo de 2012 años y medio.]

A propósito, si retrocedemos 2012,5 años desde la primavera de 1943 aEC, llegaremos al otoño del año 3956 aEC. Esta fecha podría haber sido un tiempo señalado. ¿Qué podría haber ocurrido en esa fecha? En ese tiempo Adán tenía 70 años de edad. ¿Habrá sido en este tiempo cuando Abel murió? Bueno, digamos que especulamos un poco aquí. Sin embargo, resultaría curioso que hubiese un período de 4025 años entre 3956 aEC y el juicio contra Jerusalén y su santuario. Me hace recordar lo que decía una profecía:

Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos. A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en maderos, y a algunos los azotarán en sus sinagogas y los perseguirán de ciudad en ciudad; para que venga sobre ustedes toda la sangre justa vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien ustedes asesinaron entre el santuario y el altar. En verdad les digo: Todas estas cosas vendrán sobre esta generación. (Mateo 23:34-36.)

Si tomamos en cuenta que en el santuario había un altar de sacrificio, considero probable que Abel muriese como mártir unos 4025 años antes de la destrucción del santuario físico. La muerte de Abel es considerada en la Biblia como un sacrificio.

EVENTOS DE ETANIM DE 2018

Ahora bien, estamos considerando como posibilidad que el mes de Etanim comience este año con la luna nueva del 9 de septiembre, porque todavía estamos bajo la jurisdicción del calendario hebreo, cuyo primer mes comenzó con la luna nueva del 17 de marzo. Eso significaría que el día 5/6 del octavo mes sería el 16 de octubre.

Pero la historia dice que el ataque de Cestio Galo comenzó contra la ciudad después de la celebración de la Fiesta de los Tabernáculos. De hecho, en sus relatos se menciona el Día de la Asamblea Solemne como punto de partida, o sea, el 22 de Etanim. Si el día 1 de Etanim es el 11 de septiembre, entonces el día 22 sería el 2 de octubre en este año.


En los umbrales del cambio... Hacia Etanim de 2018

A través de las investigaciones que he realizado de manera independiente, y tomando como base la cronología que usa el año 1513 aEC como el año del Éxodo de Israel y 33 EC como el año del sacrificio y resurrección de Jesús, he llegado a la conclusión de que el fin de la Era del Hombre termina en el año 6050 de Adán, es decir, el año que comienza en Etanim de 2024 y Etanim de 2025.

Durante muchos años nos hemos preguntado cuándo vendrá el fin. Sabemos que vendrá pronto y que ese final no será más que el comienzo del Reino del Mesías, el cual acabará con todos los problemas que nos rodean. Lógicamente, para la mayoría de la humanidad, el fin no será algo bienvenido. El Diluvio quedó como evidencia de qué será para nosotros el fin de esta era. Será pues salvación y protección para unos pocos y destrucción para la mayor parte de los humanos.

Cada vez se hace más evidente que la predicha oscuridad de los tres últimos años de esta era, entre 2022 y 2025, vendrá por causa de la erupción de volcanes. Columnas de humo, fuego y azufre... Todo eso está en los volcanes, y es a partir de este año que se están activando poco a poco los volcanes como nunca antes ha sucedido.

Esos tres años de oscuridad mundial fueron prefigurados por los tres días de oscuridad en Egipto, los cuales terminaron cuando estaban por culminar las diez plagas de parte de YeHoVaH. También fueron prefigurados por las tres horas de oscuridad que vinieron sobre Jerusalén cuando Jesús estaba muriendo. Y hay otras representaciones bíblicas que apuntan a lo mismo.

Los estudios que he desarrollado me llevaron a concluir que esos tres años de oscuridad vendrán cerca de los mediados de 2022, cuando se cierran los 1335 años desde que comenzó a edificarse el Domo de la Roca de los islámicos en la Zona del Santuario, y 1400 años desde el nacimiento formal del Islam. En aquel entonces, la dominación de los gentiles sobre la Zona del Santuario habrá cerrado sus días formales. Los últimos tres años y medio, probablemente, coincidan con los años 2018-2022 que ya están por comenzar, cuando se cierra la dominación de los gentiles, tanto a nivel político y religioso, sobre Jerusalén y su zona del Santuario.

CUÁNDO SE TERMINAN LOS TIEMPOS DE LOS GENTILES

Jesús había profetizado lo siguiente:

”Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampados, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado. Entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y los que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en los lugares rurales no entren en ella; porque estos son días para hacer justicia, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Porque habrá gran necesidad sobre la tierra e ira sobre este pueblo; y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por las naciones, hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones. (Lucas 21:20-24.)

Esta profecía comenzó a cumplirse en el otoño del año 66, cuando los ejércitos de las naciones (la Bestia de turno, el Imperio Romano), atacaron a Jerusalén y su santuario por primera vez después de la muerte y resurrección de Jesús. Entonces, por disposición de YeHoVaH, a quien pertenece la Zona del Santuario, donde probablemente estuvieron los dos árboles del Jardín de Edén, se abrió un período de dificultades que duró tres años y medio, entre Etanim/Bul del 66 y Abib/Ziv/Siván del 70. Y entonces vino el fin para el templo de Herodes y el sistema de cosas de los judíos.

Jesús había predicho que habría gran necesidad sobre el pueblo, y también ira. Habría muchas muertes y cautiverio, lo mismo que va a ocurrir ahora. Y entonces dijo que Jerusalén sería HOLLADA POR LAS NACIONES, y que esta "holladura" acabaría al cumplirse LOS TIEMPOS SEÑALADOS DE LAS NACIONES.

Pues bien, las Naciones Unidas existen todavía, y la zona del santuario está controlada por las fuerzas islámicas, es decir, los GENTILES. Y eso significa que esta "holladura" todavía continúa. Por permiso de YeHoVaH, naciones que no son su pueblo están allí, pretendiendo ser dueños de un lugar que siempre le perteneció al Dios de Abrahán, Isaac y Jacob.

Entonces viene la pregunta:  "¿Cuándo acabarán los tiempos de los Gentiles?"

Para responder a esa pregunta tenemos que entender que ese final debe de coincidir con el fin de la Era del Pacto Abrahámico. Mientras YeHoVaH ha estado formando el cuerpo del Hijo del hombre, es decir, el conjunto de los santos escogidos que han de reinar con el Mesías, las naciones han estado haciendo de las suyas. Así pues, es el nacimiento del Reino del Mesías el que hace que estas naciones se enojen, por su tiempo se ha acabado.

Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados sobre sus tronos delante de Dios cayeron sobre sus rostros y adoraron a Dios, y dijeron: “Te damos gracias, Jehová Dios, el Todopoderoso, Aquel que eres y que eras, porque has tomado tu gran poder y has empezado a reinar. Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y para dar [su] galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra”. (Revelación 11:16-18.)

Puesto que la Era del Pacto Abrahámico comenzó formalmente cuando Abrahán entró en la Tierra Prometida, después de cruzar el río Éufrates, en el año 1943 aEC, entonces hemos de entender que ese enorme período, que dura 11 Tiempos según la representación de Génesis 15, tiene que terminar en este año que vivimos, 2018. Y eso significa que a partir de aquí, las naciones tendrían que ceder el paso al Reino de YeHoVaH.

Sin embargo, YeHoVaH determina una extensión final de 42 meses para la autoridad de las naciones. Y esos 42 meses son necesarios para probar y refinar al pueblo del Mesías. En este sentido, pruebas importante han de ocurrir para todos aquellos que nos identificamos con los seguidores de Jesús, especialmente en el caso de los JW. Es un período de incertidumbres y zarandeos.

Algo parecido ocurrió en el pasado. Después que los cristianos vieron la inminente señal de la Abominación Desoladora parada frente al Lugar Santo, es decir, la amenaza de los ejércitos romanos y sus estandartes idolátricos contra Jerusalén y el templo, se dieron cuenta del cumplimiento de la profecía de Jesús, y entonces escaparon de la ciudad, huyendo hacia las montañas. La profecía que hablaba de los ejércitos acampados y la ira sobre el pueblo se estaba cumpliendo. Esa profecía fue expresada en estas palabras para los cristianos judíos:

”Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. El que esté sobre la azotea no baje para sacar los efectos de su casa; y el que esté en el campo no vuelva a la casa a recoger su prenda de vestir exterior. ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados. (Mateo 24:15-22.)

Esa "gran tribulación" llegaría finalmente como ira contra el pueblo al finalizar esos 42 meses. La aparición de aquella amenaza marcaría el principio de los 1290 días de Daniel 12:11, los cuales culminarían con la desolación misma contra la ciudad y el Santuario. Como lo expresaba el profeta Daniel:

”Y desde el tiempo en que el [rasgo] constante haya sido removido, y haya habido una colocación de la cosa repugnante que está causando desolación, habrá mil doscientos noventa días. (Daniel 12:11.)

El Rasgo Constante, el servicio público de los siervos de Dios en el mundo, sería removido, probablemente al cierre de la Era del Pacto Abrahámico. Junto con ello aparecería la Abominación de la Desolación, por primera vez, amenazando a las religiones abrahámicas. Entonces, luego de 1290 días, el ataque final vendría contra Babilonia la Grande, la madre de las religiones rameras.

Entonces, hacia el final de esos tres años y medio, ocurriría lo que se profetizó también en la profecia acerca de las Setenta Semanas:

”Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta [el] fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones. Y él tiene que mantener [el] pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva. Y sobre el ala de cosas repugnantes habrá el que cause desolación; y hasta un exterminio, la misma cosa que se ha decidido irá derramándose también sobre el que yace desolado”. (Daniel 9:26, 27.)

Esto daría a entender que la primera mitad de esa Semana de Años corresponde con los 42 meses de pruebas para los cristianos. En armonía con ello, Revelación 11 dice que los Dos Testigos profetizarían su mensaje vestidos de saco, es decir, en una situación de duelo e incertidumbre. Aún así, serían protegidos. Al cierre de la mitad de esa Semana de Años, estos cristianos, que son el cuerpo del Mesías, morirían y serían resucitados. Entonces, vendría el que causa desolación y exterminaría a los falsos cristianos, hasta el final de los tiempos de la Era del Hombre, entre 2024 y 2025.

Y me fue dada una caña semejante a una vara al decir él: “Levántate y mide el [santuario del] templo de Dios y el altar y a los que adoran en él. Pero en cuanto al patio que está fuera del [santuario del] templo, échalo fuera y no lo midas, porque ha sido dado a las naciones, y ellas hollarán bajo sus pies la santa ciudad por cuarenta y dos meses. Y haré que mis dos testigos profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco”. (Revelación 11:1-3.)

Así pues, la conclusión a la que llego es que la Semana Final comienza en Etanim de 2018 y termina en Etanim de 2025. La mitad de esta Semana de Años ocurrirá en Abib de 2022, y a partir de allí, como si fuera el mediodía del día de la muerte de Jesús, el sol comenzarán a oscurecerse y vendrá la ira de Dios y del Cordero.

¿QUÉ PASÓ CON LOS SIETE TIEMPOS?

Los siete Tiempos de la dominación gentil sobre el reino representativo de YeHoVaH comenzaron, según se entiende, entre 607 y 603 aEC. En el año 607 aEC, según se sabe, el rey de Egipto estableció como rey vasallo a Jehoiaquim. Luego de 2520 años llegó el nacimiento de la clase José, el Esclavo Fiel y Discreto, representante del cuerpo del Mesías en la Tierra. Ese momento llegó entre 1914 y 1918 EC, cuando se formó el pueblo restaurado de Dios. Aquí Jesús fue nombrado rey en los cielos. Unos 100 años después, entre 2014 y 2018, llega el nacimiento de la clase Benjamín, cuando empieza la autoridad del Mesías sobre la Tierra.

¿Y cuál es el por qué de esos 100 años? Parece ser que YeHoVaH permitió que hubiese un espacio de 100 años en la historia en el que el reino de Judá tuvo cierta independencia de las potencias gentiles. Eso debió de suceder durante el tiempo de la hegemonía de los Macabeos, entre 163 y 63 aEC. Y parece que YeHoVaH insertó ese espacio de tiempo de esta manera:
  • (A) 540 años (1 Tiempos y medio) entre 603 y 63 aEC.
  • (B) 1980 años (5 Tiempos y medio) entre 63 aEC y 1918 EC.
  • 100 años adicionales entre 1918 y 2018 EC.
O también:
  • (A) 440 años entre 603 y 163 aEC.
  • 100 años entre 163 aEC y 63 aEC.
  • (B) 2080 años entre 63 EC y 2018 EC.
En ambos casos, la suma de (A) y (B) es 2520 años, o siete Tiempos.

Es de interés saber que la historia dejó registrados eventos:
  • Año 63 aEC: Pompeyo acabó con el reinado de los Macabeos.
  • Año 63 aEC, al tiempo del equinoccio de otoño (23 de septiembre): Cayo Julio César Octavio, conocido como Octavio, primer emperador romano bajo el nombre de Augusto.
Así pues, queda claro, para mí, que el reinicio de los Tiempos de los Gentiles tuvo lugar en el año 63 aEC, porque Octavio fue el primer emperador de Roma, y Roma fue la Bestia que trajo desolación sobre Jerusalén en el primer siglo.

Acerca de la conquista de Pompeyo, se registra los siguiente en la Wikipedia:

En el año 63 a. C., marchó aún más al sur, para establecer la supremacía romana en Fenicia, Celesiria y Judea. Las ciudades helenizadas de la región, particularmente las ciudades de la Decápolis, durante siglos contaron la fecha desde la conquista de Pompeyo, un calendario llamado la era pompeyana. Después de esto, Pompeyo capturó Jerusalén. En aquella época, Judea estaba quebrantada por la guerra civil entre dos hermanos judíos que favorecieron a diferentes facciones religiosas: Hircano II (apoyando a los fariseos) y Aristóbulo II (apoyando a los saduceos). La guerra civil estaba causando la inestabilidad y expuso el flanco desprotegido de Pompeyo, así que sintió que tenía que actuar. Ambas facciones dieron dinero a Pompeyo por su ayuda, y una delegación seleccionada de fariseos fueron en apoyo de Hircano II. Pompeyo decidió unir sus fuerzas a las del bondadoso Hircano II, y su ejército conjunto de romanos y judíos asediaron Jerusalén durante tres meses, después de los cuales la tomaron de Aristóbulo.​ Aristóbulo fue encarcelado y sus partidarios se refugiaron en el templo, que fue tomado en el año 63 a. C. muriendo 12.000 judíos. Pompeyo entró en él, incluso hasta el Sancta Sanctorum. Fue al templo para comprobar si los judíos carecían de estatuas o imágenes físicas de su Dios en el lugar más sagrado de veneración. Para Pompeyo, era inconcebible rezar a un Dios sin retratarlo en un tipo de parecido, como una estatua. Lo que Pompeyo vio no se parecía a nada que él hubiera visto en sus viajes a lugares santos. No encontró ninguna estatua, imagen religiosa o descripción pictórica del dios hebreo.

También, de Josefo tenemos lo siguiente:

«De los judíos cayeron doce mil, pero de los romanos muy pocos... y no se cometieron daños insignificantes en el templo en sí, que, en épocas anteriores, habían sido inaccesible, y visto por nadie; pues Pompeyo entró, y no pocos de aquellos que estaban con él fueron también, y vieron lo que era ilícito que viera cualquier otro hombre distinto a los sumos sacerdotes. En aquel templo estaban la mesa dorada, el sagrado candelabro, y los recipientes para libaciones, y una gran cantidad de especias; y además de estos había tesoros, dos mil talentos de dinero sagrado: pero Pompeyo no tocó nada de todo esto, debido a su consideración hacia la religión; y en este punto también actuó de una manera que era merecedora de su virtud. Al día siguiente dio la orden a aquellos que estaban a cargo del templo que lo limpiaran y que llevasen las ofrendas que la ley exigía a Dios; y restauró el sumo sacerdocio de Hircano, tanto porque le había resultado útil en otros aspectos, y porque dificultó que los judíos del país dieran ayuda a Aristóbulo en su guerra contra él». Josefo, Antiquitates Judaicae, libro 14, capítulo 4; tr. al inglés de William Whiston, disponible en el Proyecto Gutemberg.

CONCLUSIONES

Estas son las últimas conclusiones a las que estoy llegando:
  • El cierre de la Era del Pacto Abrahámico ocurre en Etanim de 2018, porque Etanim era el primer mes del año en 1943 aEC. Para ser más exactos, tendríamos que ver un cambio formal de las cosas al tiempo del equinoccio de otoño, el 23 de septiembre.
  • Los 42 meses de la holladura del Santuario por parte de las naciones son como una extensión que viene después que se cierran los Tiempos Señalados de las Naciones. En este período de incertidumbres y zarandeos, los cristianos verdaderos serán sometidos a prueba.
  • La mitad de la última Semana de Años viene a partir de Abib de 2022, y poco después llega la desolación de la Zona del Santuario, el final de Babilonia la Grande. Esto ocurre al cerrarse los 1335 años desde que comenzó a ser edificado el Domo de la Roca de los islámicos. El sol se oscurecerá por tres años, entre 2022 y 2025.
  • Los Tiempos Señalados de las Naciones se reiniciaron al tiempo del equinoccio de otoño del año 63 aEC, y terminarán sus 2520 + 100 años en el equinoccio de otoño del año 2018 EC.
¿Qué va a ocurrir antes del principio de esa Semana de Años? Según el entendimiento disponible, se abrirá el Sexto Sello y habrá un terremoto enorme, uno muy particular. Y si el mes de Etanim comienza entre septiembre y octubre, parece que este terremoto tendrá lugar entre este mes de agosto y la primera parte de septiembre. Estemos preparados.

El Día está encima de nosotros.

viernes, 31 de agosto de 2018

Se viene el Gran Terremoto

La cantidad de sismos en el cinturón de fuego del Pacífico se ha disparado en el mes de agosto, y se teme que ocurran grandes terremotos en las inmediaciones de Yellowstone. A partir de aquí, tendríamos que considerar realmente plausible que la Semana Final del Hombre comience en Etanim de 2018, finalizando cuando se cierran los 6050 años desde Adán (Etanim de 4026 aEC).

Si esto ocurre así, entonces el cierre de la Era del Pacto Abrahámico ocurre a los 3960 años u 11 Tiempos desde Etanim de 1943 aEC, en el año de la entrada de Abrahán en la Tierra Prometida.

Estemos atentos a los ajustes en el entendimiento de la cronología bíblica.

Este Gran Terremoto, al parecer, tiene que ver con el que se describe en la apertura del Sexto Sello. Los eclipses más importantes del siglo ya han ocurrido, y ahora viene el tiempo del cambio. Pensaba que el punto de referencia era el mes de Abib, pero parece que no es así. En los día de Abrahán el primer mes del año era Etanim, así que podría entenderse que los 11 Tiempos del Pacto Abrahámico comenzaron en Etanim de 1943 aEC, entre septiembre y octubre.

Ahora bien, no falta mucho para el mes de Etanim de 2018, y los eventos sísmicos parecen sugerir que el Gran Terremoto del Sexto Sello introducirá el Día de la Ira de Dios y del Cordero. Esto, a su vez, estaría indicando que alrededor del Pentecostés de 2022 se termina un período de 1335 años que pondrá la Zona del Santuario de Jerusalén en devastación total.

Las cosas se aclararán dentro de poco.

domingo, 26 de agosto de 2018

"Macho y hembra los creó"

Esta información es intuitiva y reveladora.

Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó. (Génesis 1:27.)

Este es el libro de la historia de Adán. En el día que Dios creó a Adán, lo hizo a la semejanza de Dios. Macho y hembra los creó. Después los bendijo, y por nombre los llamó Hombre en el día que fueron creados. (Génesis 5:1, 2.)

YeHoVaH creó al hombre a su imagen, "macho y hembra". ¿Cómo podríamos entender esta verdad?

En el relato original, donde ocurre la creación de todo lo que hay en la Tierra, se dice que el espíritu de YeHoVaH se movía de un lado a otro sobre la profundidad acuosa, y entonces el Creador, mediante ese espíritu, actúa para hacer realidad lo que se propuso desde siempre.

Ahora bien, en la parte final del Sexto Día, YeHoVaH le dice a alguien: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza..." ¿A quién le estaba hablando? La respuesta puede ser sencilla para quienes somos cristianos, pues en otros pasajes se da a entender que el Primogénito de la creación, Jesús en su existencia prehumana, fue quien estuvo allí para hacer realidad la obra de YeHoVaH. Sin embargo, según el contexto, la respuesta a esta cuestión puede sorprender a más de uno.

A primera vista, se ve que quien estaba presente para actuar con YeHoVaH era su espíritu santo. Si nosotros visualizamos en el espíritu, el viento invisible de Dios, una manifestación de su entera organización celestial, podremos entender por qué "nuestra imagen" incluía "macho y hembra". La organización de espíritus santos de Dios actúa al unísono como si fuera un viento invisible, un ejército, una fuerza poderosa que expande la vida mediante crear y crear. Ese espíritu habría sido la representación de la Mujer de Dios, su AYUDANTE y COMPLEMENTO.

La Biblia no lo dice explícitamente, probablemente porque esto tiene que deducirse después de mucho estudio, usando el sentido común y la intuición, es decir, pensando de manera espiritual. Y verlo así nos permite entender por qué la madre de los escogidos es en realidad la organización celestial de YeHoVaH. Y es por eso, según se ve, por lo que el espíritu vino sobre María, cubriéndola "con su sombra", como si operara en lugar de ella. Jesús fue concebido por espíritu santo, así que puede verse que este espíritu es en realidad como una madre.

A decir verdad, en el registro de Hechos de Apóstoles, cuando se ve que los siervos de Dios actuaban bajo la influencia del espíritu santo, siempre hubo la intervención de los ángeles. Es interesante percibirlo de esa forma.

Así pues, vemos que YeHoVaH en realidad le hablaba a su organización celestial cuando declaró que tendrían que hacer al hombre a su imagen. Y los pasajes citados al principio de este ensayo así lo dan a entender. El hombre corresponde con YeHoVaH, y la mujer con su espíritu, o, mejor dicho, con su organización de espíritus santos actuando como una sola entidad.

En realidad, Jesús estaba allí, dentro de esa organización celestial, como arcángel y vocero principal de YeHoVaH, así que también es cierto que él, dirigiendo a esa organización, fue el obrero maestro, el artífice de la creación, en armonía con las Escrituras. Él era como el Salomón que ejecutó la obra, según los planos de su padre, y participaron en esta, según se ve en el relato de la construcción del templo, muchos extranjeros, o sea seres celestiales que estuvieron alegres en contribuir con el desarrollo de los eventos.

Los humanos somos macho y hembra, pero la naturaleza nos enseña que las mujeres representan colectivos. Y eso es cierto, pues dentro de una mujer hay muchos, por decirlo así, que van a venir a la existencia. Los óvulos de una mujer esperan ser activados por el macho para que nazcan personas nuevas. La mujer es, pues, una fuente de vida. Y por ello a la mujer se le puso por nombre Eva, es decir VIVIENTE...

En la representación de YeHoVaH, según Apocalipsis 4, él es representado estando en el centro, rodeado por cuatro VIVIENTES, su organización celestial, a modo de un tetraedro, con cuatro vértices apuntando hacia la expansión. La mujer es expansiva, y por eso YeHoVaH la creó con la belleza que conocemos, y así vemos que las esferas y otras formas que se representan en su cuerpo tienen como propósito mostrarnos algo más sublime y grandioso.

YeHoVaH es varonil, pues él activa la vida. La Mujer de Dios, su organización, es abundante y se expande, como este universo, sólo que en una escala diferente.

Y así pues, esto explica por qué, aunque en el griego original el espíritu santo tiene un artículo NEUTRO, en el hebreo muchas veces aparece como un ser FEMENINO. Puede confirmarse eso en el estudio de las Escrituras. El espíritu santo aparece como femenino muchas veces, aunque no siempre.

Recordemos, estimados lectores cristianos, que YeHoVaH representó a colectividades como mujeres. Y no sólo eso, sino que comparó a la humanidad como un mar y a su sociedad como una tierra, lo cual nos ayuda a entender por qué su espíritu es UN VIENTO, es decir, una fuerza invisible que actúa según su voluntad.

Mientras que la cristiandad en general cree que el espíritu santo es una persona, los JW creen que ese espíritu es la FUERZA ACTIVA de Dios. Sin embargo, hay que considerar como plausible que haya algo de verdad en ambas concepciones, lo cual sólo tiene sentido cuando examinamos todo lo que la Biblia dice sobre el espíritu. Es un colectivo que actúa como una fuerza invisible... Esa es la concepción que he logrado discernir, pero no soy dogmático en este tema. Es mi percepción, y gracias a esta he podido encontrarle sentido a otras cosas.

LOS DOS ÁRBOLES

Ahora bien, así como dije, según la intuición que les comparto (que puede ser errada), el hombre tiene dos hemisferios cerebrales, uno para conocer y controlar y otro para intuir y escoger. La mujer piensa de una forma complementaria para con el hombre, y esto nos hace pensar en los dos árboles del centro del jardín, que son como los dos hemisferios cerebrales del hombre. El árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo representa el GOBIERNO, es decir, el conocimiento que controla la realidad, mientras que el árbol de la vida representa el ESPÍRITU QUE DA VIDA, el medio para que uno obtenga vida eterna. En nosotros, eso es la ESPIRITUALIDAD. Y esto nos lleva a algo más grande.

En el orden de las cosas, el gobierno se ejerce desde la persona varonil, porque el hombre fue creado primero. Pero también vemos aquí que si el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo tiene que ver con el varón, el otro árbol tiene que ver con la mujer. Porque, al final de cuentas, la espiritualidad es femenina, y allí es hacia donde nosotros apuntamos. Debe haber un equilibrio complementario entre ambas cosas: ciencia y espíritu. Ese equilibro se debe manifestar en la vida de familia, un fiel reflejo de la realidad final: la relación entre YeHoVaH y su espíritu santo.

En el Jardín de Edén, YeHoVaH se propuso darle al hombre y a la mujer una familia, y ese es el resultado final de su propósito, expandir su familia, su creación, y que todos actúen en unidad. Y así será en el futuro.

Hay detalles sobre esta revelación que todavía no se entienden, pero tarde o temprano se comprenderán a plenitud. Si nosotros armonizamos nuestra vida con la manera de pensar de YeHoVaH y su organización, llegaremos a la reconciliación, y seremos parte de esa familia eterna, para nuestra bendición.

Por medio de él tenemos la liberación por rescate mediante la sangre de ese, sí, el perdón de [nuestras] ofensas, según las riquezas de su bondad inmerecida. Esta él la hizo abundar para con nosotros en toda sabiduría y buen sentido, por cuanto nos dio a conocer el secreto sagrado de su voluntad. Es según su beneplácito que él se propuso en sí mismo para una administración al límite cabal de los tiempos señalados, a saber: reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra. [Sí,] en él, [...] (Efesios 1:7-10.)

2019

A continuación presento una probable respuesta a la cuestión de por qué lo que no ocurrió en 2018 ocurrirá en 2019. Israel salió de Egipto ...