jueves, 6 de septiembre de 2018

¿Cuántos días contienen 11 Tiempos?

En el registro de Gálatas se da a entender que el Pacto de la Ley fue validado 430 años después que lo fuera el Pacto Abrahámico. Sabemos que el Pacto de la Ley fue dado en un día a principios del tercer mes, en 1513 aEC. Estamos hablando de una fecha asociada a la siega del trigo, una fecha como la del Pentecostés.

Sabemos también que el Pentecostés ocurre a los 52 días contados desde el 14 de Abib. Y el 14 de Abib es día de luna llena. Así que con estos datos, consideramos probable que el punto de partida para el cierre de la Era del Pacto Abrahámico tenga que ver con un tipo de Pentecostés, es decir, 52 días después de una luna llena.

Hemos llegado a saber que un Tiempo tiene una duración de 131.500 días. Este número, que equivale esencialmente a 360 años, contiene un número exacto de meses lunares, a saber, 4453.

El relato de Génesis 15 nos presenta una ilustración. Hay un sacrificio que valida el Pacto Abrahámico y los animales que aquí aparecen son señales de tiempo. Los tres animales de tres años representan nueve Tiempos, y las dos aves dos Tiempos más. Así pues, aquí se estuvo representando un enorme período de 11 Tiempos, ó 3960 años, en cuyo centro se encuentra el sacrificio de Jesús, su resurrección y el nacimiento de la congregación cristiana.

La validación del Pacto Abrahámico debió de tener lugar alrededor del tiempo del Pentecostés, a principios del tercer mes, ya que 430 años después fue validado el Pacto de la Ley. La Biblia, al parecer, pone como principio de la Era del Pacto Abrahámico el momento en el que Abrahán comenzó a INVOCAR EL NOMBRE DE YEHOVAH. Esto armonizaría con el hecho de que es gracias a esta provisión del Pacto Abrahámico que los hombres pueden invocar en nombre de YeHoVaH.

Y Jehová procedió a decir a Abrán: “Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”. Ante eso, Abrán se fue tal como le había hablado Jehová, y Lot lo acompañó. Y Abrán tenía setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán. Así que Abrán tomó a Sarai su esposa y a Lot el hijo de su hermano y todos los bienes que ellos habían acumulado y las almas que habían adquirido en Harán, y procedieron a salir para ir a la tierra de Canaán. Por fin llegaron a la tierra de Canaán. Y Abrán siguió a través de la tierra hasta la ubicación de Siquem, cerca de los árboles grandes de Moré; y en aquel tiempo el cananeo estaba en la tierra. Jehová ahora se apareció a Abrán y dijo: “A tu descendencia voy a dar esta tierra”. Después de eso él edificó allí un altar a Jehová, que se le había aparecido. Más tarde se mudó de allí a la región montañosa, al este de Betel, y asentó su tienda, con Betel al oeste y Hai al este. Entonces edificó allí un altar a Jehová y empezó a invocar el nombre de Jehová. (Génesis 12:1-8.)

En el libro de Éxodo, tomando como referencia todos los manuscritos disponibles, se da a entender que la salida de Israel de Egipto comenzó en el mismo día en el que Abrahán y su familia habían entrado en la Tierra Prometida. Ese día fue la luna llena del mes de Abib de 1943 aEC. Y hemos de suponer, en primera instancia, que ese fue el día, aunque parece que también podría ser la luna llena del mes de Etanim de aquel año, es decir, seis meses lunares después.

Ahora bien, luego de 3960 años llegamos a la luna llena del mes de Abib de 2018 EC, la fecha de la Conmemoración de la Cena del Señor, es decir, la Pascua judía. En este año, ese día fue el 31 de marzo. Pero luego, sabemos que un Tiempo es 131.500 días, y eso haría que 11 Tiempos llegasen a ser exactamente 1'446.500 días. Pues bien, resulta que esa cantidad de días es realmente 3960 años y 141 días que terminan en una luna llena. Así pues, si hubo luna llena el 31 de marzo, entonces al correr 141 días hacia el futuro llegaríamos a la luna llena de agosto, el día 26.

Luego de esto, entendemos que Abrahán comenzó a invocar el nombre de YeHoVaH posiblemente en el día que después se llegó a conocer como el Pentecostés. Eso significa que desde la luna llena de Abib tendríamos que avanzar 52 días en el principio de la Era del Pacto Abrahámico. Esto, a su vez, haría que el final de esa Era tenga lugar 52 días después de la luna llena de agosto de 2018. Así pues, si contamos 52 días desde el 25 de agosto, llegaremos al 16 de octubre, es decir, el 5/6 de Bul, el octavo mes.

¿Sería algo significativo que esa sea la fecha del primer ataque de la Abominación Desoladora? Recordemos que en el caso de la Era de los Judíos, el ataque contra el Santuario ocurrió el día 5 del octavo mes (Bul). Al día siguiente, los ejércitos de Cestio Galo se retiraron y así se abrió la oportunidad para que los cristianos escaparan de la ciudad.

Es de mucho interés saber que en el caso del sistema de los judíos, hubo 2008 años y medio desde el Pentecostés de 1943 aEC (día 6 del tercer mes) hasta el día 5/6 del octavo mes del año 66. Incluso es probable que Josefo no tomase en cuenta que en el año 66 esa fecha era en realidad el día 6 del noveno mes. Así pues, la evidencia indirecta nos dice que para YeHoVaH la fecha señalada era el día 5/6 del octavo o noveno mes del año 66, exactamente 2008,5 años después del 6 del tercer mes de 1943 aEC. 

Es importante notar esta información si buscamos coherencia en el entendimiento sobre la cronología profética de la Biblia. Cómo se cuentan estos 2008 años y medio:

Desde la primavera del año 1943 aEC hasta la primavera del año 1 aEC hay exactamente 1942 años. Luego, desde aquí hasta el año 66 hay 66 años. La suma de ambos números es 2008 años, y luego vino medio año más. Desde aquí, agregando los tres años y medio hasta el tiempo de la desolación que comenzó el general Tito, hubo en total 2012 años y medio, un número asociado al Modelo del Santuario.

[Nunca olvidemos que el Modelo del Santuario contiene dos períodos: El primero de 4025 años y el segundo de 2012 años y medio.]

A propósito, si retrocedemos 2012,5 años desde la primavera de 1943 aEC, llegaremos al otoño del año 3956 aEC. Esta fecha podría haber sido un tiempo señalado. ¿Qué podría haber ocurrido en esa fecha? En ese tiempo Adán tenía 70 años de edad. ¿Habrá sido en este tiempo cuando Abel murió? Bueno, digamos que especulamos un poco aquí. Sin embargo, resultaría curioso que hubiese un período de 4025 años entre 3956 aEC y el juicio contra Jerusalén y su santuario. Me hace recordar lo que decía una profecía:

Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos. A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en maderos, y a algunos los azotarán en sus sinagogas y los perseguirán de ciudad en ciudad; para que venga sobre ustedes toda la sangre justa vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien ustedes asesinaron entre el santuario y el altar. En verdad les digo: Todas estas cosas vendrán sobre esta generación. (Mateo 23:34-36.)

Si tomamos en cuenta que en el santuario había un altar de sacrificio, considero probable que Abel muriese como mártir unos 4025 años antes de la destrucción del santuario físico. La muerte de Abel es considerada en la Biblia como un sacrificio.

EVENTOS DE ETANIM DE 2018

Ahora bien, estamos considerando como posibilidad que el mes de Etanim comience este año con la luna nueva del 9 de septiembre, porque todavía estamos bajo la jurisdicción del calendario hebreo, cuyo primer mes comenzó con la luna nueva del 17 de marzo. Eso significaría que el día 5/6 del octavo mes sería el 16 de octubre.

Pero la historia dice que el ataque de Cestio Galo comenzó contra la ciudad después de la celebración de la Fiesta de los Tabernáculos. De hecho, en sus relatos se menciona el Día de la Asamblea Solemne como punto de partida, o sea, el 22 de Etanim. Si el día 1 de Etanim es el 11 de septiembre, entonces el día 22 sería el 2 de octubre en este año.


En los umbrales del cambio... Hacia Etanim de 2018

A través de las investigaciones que he realizado de manera independiente, y tomando como base la cronología que usa el año 1513 aEC como el año del Éxodo de Israel y 33 EC como el año del sacrificio y resurrección de Jesús, he llegado a la conclusión de que el fin de la Era del Hombre termina en el año 6050 de Adán, es decir, el año que comienza en Etanim de 2024 y Etanim de 2025.

Durante muchos años nos hemos preguntado cuándo vendrá el fin. Sabemos que vendrá pronto y que ese final no será más que el comienzo del Reino del Mesías, el cual acabará con todos los problemas que nos rodean. Lógicamente, para la mayoría de la humanidad, el fin no será algo bienvenido. El Diluvio quedó como evidencia de qué será para nosotros el fin de esta era. Será pues salvación y protección para unos pocos y destrucción para la mayor parte de los humanos.

Cada vez se hace más evidente que la predicha oscuridad de los tres últimos años de esta era, entre 2022 y 2025, vendrá por causa de la erupción de volcanes. Columnas de humo, fuego y azufre... Todo eso está en los volcanes, y es a partir de este año que se están activando poco a poco los volcanes como nunca antes ha sucedido.

Esos tres años de oscuridad mundial fueron prefigurados por los tres días de oscuridad en Egipto, los cuales terminaron cuando estaban por culminar las diez plagas de parte de YeHoVaH. También fueron prefigurados por las tres horas de oscuridad que vinieron sobre Jerusalén cuando Jesús estaba muriendo. Y hay otras representaciones bíblicas que apuntan a lo mismo.

Los estudios que he desarrollado me llevaron a concluir que esos tres años de oscuridad vendrán cerca de los mediados de 2022, cuando se cierran los 1335 años desde que comenzó a edificarse el Domo de la Roca de los islámicos en la Zona del Santuario, y 1400 años desde el nacimiento formal del Islam. En aquel entonces, la dominación de los gentiles sobre la Zona del Santuario habrá cerrado sus días formales. Los últimos tres años y medio, probablemente, coincidan con los años 2018-2022 que ya están por comenzar, cuando se cierra la dominación de los gentiles, tanto a nivel político y religioso, sobre Jerusalén y su zona del Santuario.

CUÁNDO SE TERMINAN LOS TIEMPOS DE LOS GENTILES

Jesús había profetizado lo siguiente:

”Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampados, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado. Entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y los que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en los lugares rurales no entren en ella; porque estos son días para hacer justicia, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Porque habrá gran necesidad sobre la tierra e ira sobre este pueblo; y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por las naciones, hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones. (Lucas 21:20-24.)

Esta profecía comenzó a cumplirse en el otoño del año 66, cuando los ejércitos de las naciones (la Bestia de turno, el Imperio Romano), atacaron a Jerusalén y su santuario por primera vez después de la muerte y resurrección de Jesús. Entonces, por disposición de YeHoVaH, a quien pertenece la Zona del Santuario, donde probablemente estuvieron los dos árboles del Jardín de Edén, se abrió un período de dificultades que duró tres años y medio, entre Etanim/Bul del 66 y Abib/Ziv/Siván del 70. Y entonces vino el fin para el templo de Herodes y el sistema de cosas de los judíos.

Jesús había predicho que habría gran necesidad sobre el pueblo, y también ira. Habría muchas muertes y cautiverio, lo mismo que va a ocurrir ahora. Y entonces dijo que Jerusalén sería HOLLADA POR LAS NACIONES, y que esta "holladura" acabaría al cumplirse LOS TIEMPOS SEÑALADOS DE LAS NACIONES.

Pues bien, las Naciones Unidas existen todavía, y la zona del santuario está controlada por las fuerzas islámicas, es decir, los GENTILES. Y eso significa que esta "holladura" todavía continúa. Por permiso de YeHoVaH, naciones que no son su pueblo están allí, pretendiendo ser dueños de un lugar que siempre le perteneció al Dios de Abrahán, Isaac y Jacob.

Entonces viene la pregunta:  "¿Cuándo acabarán los tiempos de los Gentiles?"

Para responder a esa pregunta tenemos que entender que ese final debe de coincidir con el fin de la Era del Pacto Abrahámico. Mientras YeHoVaH ha estado formando el cuerpo del Hijo del hombre, es decir, el conjunto de los santos escogidos que han de reinar con el Mesías, las naciones han estado haciendo de las suyas. Así pues, es el nacimiento del Reino del Mesías el que hace que estas naciones se enojen, por su tiempo se ha acabado.

Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados sobre sus tronos delante de Dios cayeron sobre sus rostros y adoraron a Dios, y dijeron: “Te damos gracias, Jehová Dios, el Todopoderoso, Aquel que eres y que eras, porque has tomado tu gran poder y has empezado a reinar. Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y para dar [su] galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra”. (Revelación 11:16-18.)

Puesto que la Era del Pacto Abrahámico comenzó formalmente cuando Abrahán entró en la Tierra Prometida, después de cruzar el río Éufrates, en el año 1943 aEC, entonces hemos de entender que ese enorme período, que dura 11 Tiempos según la representación de Génesis 15, tiene que terminar en este año que vivimos, 2018. Y eso significa que a partir de aquí, las naciones tendrían que ceder el paso al Reino de YeHoVaH.

Sin embargo, YeHoVaH determina una extensión final de 42 meses para la autoridad de las naciones. Y esos 42 meses son necesarios para probar y refinar al pueblo del Mesías. En este sentido, pruebas importante han de ocurrir para todos aquellos que nos identificamos con los seguidores de Jesús, especialmente en el caso de los JW. Es un período de incertidumbres y zarandeos.

Algo parecido ocurrió en el pasado. Después que los cristianos vieron la inminente señal de la Abominación Desoladora parada frente al Lugar Santo, es decir, la amenaza de los ejércitos romanos y sus estandartes idolátricos contra Jerusalén y el templo, se dieron cuenta del cumplimiento de la profecía de Jesús, y entonces escaparon de la ciudad, huyendo hacia las montañas. La profecía que hablaba de los ejércitos acampados y la ira sobre el pueblo se estaba cumpliendo. Esa profecía fue expresada en estas palabras para los cristianos judíos:

”Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. El que esté sobre la azotea no baje para sacar los efectos de su casa; y el que esté en el campo no vuelva a la casa a recoger su prenda de vestir exterior. ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados. (Mateo 24:15-22.)

Esa "gran tribulación" llegaría finalmente como ira contra el pueblo al finalizar esos 42 meses. La aparición de aquella amenaza marcaría el principio de los 1290 días de Daniel 12:11, los cuales culminarían con la desolación misma contra la ciudad y el Santuario. Como lo expresaba el profeta Daniel:

”Y desde el tiempo en que el [rasgo] constante haya sido removido, y haya habido una colocación de la cosa repugnante que está causando desolación, habrá mil doscientos noventa días. (Daniel 12:11.)

El Rasgo Constante, el servicio público de los siervos de Dios en el mundo, sería removido, probablemente al cierre de la Era del Pacto Abrahámico. Junto con ello aparecería la Abominación de la Desolación, por primera vez, amenazando a las religiones abrahámicas. Entonces, luego de 1290 días, el ataque final vendría contra Babilonia la Grande, la madre de las religiones rameras.

Entonces, hacia el final de esos tres años y medio, ocurriría lo que se profetizó también en la profecia acerca de las Setenta Semanas:

”Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta [el] fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones. Y él tiene que mantener [el] pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva. Y sobre el ala de cosas repugnantes habrá el que cause desolación; y hasta un exterminio, la misma cosa que se ha decidido irá derramándose también sobre el que yace desolado”. (Daniel 9:26, 27.)

Esto daría a entender que la primera mitad de esa Semana de Años corresponde con los 42 meses de pruebas para los cristianos. En armonía con ello, Revelación 11 dice que los Dos Testigos profetizarían su mensaje vestidos de saco, es decir, en una situación de duelo e incertidumbre. Aún así, serían protegidos. Al cierre de la mitad de esa Semana de Años, estos cristianos, que son el cuerpo del Mesías, morirían y serían resucitados. Entonces, vendría el que causa desolación y exterminaría a los falsos cristianos, hasta el final de los tiempos de la Era del Hombre, entre 2024 y 2025.

Y me fue dada una caña semejante a una vara al decir él: “Levántate y mide el [santuario del] templo de Dios y el altar y a los que adoran en él. Pero en cuanto al patio que está fuera del [santuario del] templo, échalo fuera y no lo midas, porque ha sido dado a las naciones, y ellas hollarán bajo sus pies la santa ciudad por cuarenta y dos meses. Y haré que mis dos testigos profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco”. (Revelación 11:1-3.)

Así pues, la conclusión a la que llego es que la Semana Final comienza en Etanim de 2018 y termina en Etanim de 2025. La mitad de esta Semana de Años ocurrirá en Abib de 2022, y a partir de allí, como si fuera el mediodía del día de la muerte de Jesús, el sol comenzarán a oscurecerse y vendrá la ira de Dios y del Cordero.

¿QUÉ PASÓ CON LOS SIETE TIEMPOS?

Los siete Tiempos de la dominación gentil sobre el reino representativo de YeHoVaH comenzaron, según se entiende, entre 607 y 603 aEC. En el año 607 aEC, según se sabe, el rey de Egipto estableció como rey vasallo a Jehoiaquim. Luego de 2520 años llegó el nacimiento de la clase José, el Esclavo Fiel y Discreto, representante del cuerpo del Mesías en la Tierra. Ese momento llegó entre 1914 y 1918 EC, cuando se formó el pueblo restaurado de Dios. Aquí Jesús fue nombrado rey en los cielos. Unos 100 años después, entre 2014 y 2018, llega el nacimiento de la clase Benjamín, cuando empieza la autoridad del Mesías sobre la Tierra.

¿Y cuál es el por qué de esos 100 años? Parece ser que YeHoVaH permitió que hubiese un espacio de 100 años en la historia en el que el reino de Judá tuvo cierta independencia de las potencias gentiles. Eso debió de suceder durante el tiempo de la hegemonía de los Macabeos, entre 163 y 63 aEC. Y parece que YeHoVaH insertó ese espacio de tiempo de esta manera:
  • (A) 540 años (1 Tiempos y medio) entre 603 y 63 aEC.
  • (B) 1980 años (5 Tiempos y medio) entre 63 aEC y 1918 EC.
  • 100 años adicionales entre 1918 y 2018 EC.
O también:
  • (A) 440 años entre 603 y 163 aEC.
  • 100 años entre 163 aEC y 63 aEC.
  • (B) 2080 años entre 63 EC y 2018 EC.
En ambos casos, la suma de (A) y (B) es 2520 años, o siete Tiempos.

Es de interés saber que la historia dejó registrados eventos:
  • Año 63 aEC: Pompeyo acabó con el reinado de los Macabeos.
  • Año 63 aEC, al tiempo del equinoccio de otoño (23 de septiembre): Cayo Julio César Octavio, conocido como Octavio, primer emperador romano bajo el nombre de Augusto.
Así pues, queda claro, para mí, que el reinicio de los Tiempos de los Gentiles tuvo lugar en el año 63 aEC, porque Octavio fue el primer emperador de Roma, y Roma fue la Bestia que trajo desolación sobre Jerusalén en el primer siglo.

Acerca de la conquista de Pompeyo, se registra los siguiente en la Wikipedia:

En el año 63 a. C., marchó aún más al sur, para establecer la supremacía romana en Fenicia, Celesiria y Judea. Las ciudades helenizadas de la región, particularmente las ciudades de la Decápolis, durante siglos contaron la fecha desde la conquista de Pompeyo, un calendario llamado la era pompeyana. Después de esto, Pompeyo capturó Jerusalén. En aquella época, Judea estaba quebrantada por la guerra civil entre dos hermanos judíos que favorecieron a diferentes facciones religiosas: Hircano II (apoyando a los fariseos) y Aristóbulo II (apoyando a los saduceos). La guerra civil estaba causando la inestabilidad y expuso el flanco desprotegido de Pompeyo, así que sintió que tenía que actuar. Ambas facciones dieron dinero a Pompeyo por su ayuda, y una delegación seleccionada de fariseos fueron en apoyo de Hircano II. Pompeyo decidió unir sus fuerzas a las del bondadoso Hircano II, y su ejército conjunto de romanos y judíos asediaron Jerusalén durante tres meses, después de los cuales la tomaron de Aristóbulo.​ Aristóbulo fue encarcelado y sus partidarios se refugiaron en el templo, que fue tomado en el año 63 a. C. muriendo 12.000 judíos. Pompeyo entró en él, incluso hasta el Sancta Sanctorum. Fue al templo para comprobar si los judíos carecían de estatuas o imágenes físicas de su Dios en el lugar más sagrado de veneración. Para Pompeyo, era inconcebible rezar a un Dios sin retratarlo en un tipo de parecido, como una estatua. Lo que Pompeyo vio no se parecía a nada que él hubiera visto en sus viajes a lugares santos. No encontró ninguna estatua, imagen religiosa o descripción pictórica del dios hebreo.

También, de Josefo tenemos lo siguiente:

«De los judíos cayeron doce mil, pero de los romanos muy pocos... y no se cometieron daños insignificantes en el templo en sí, que, en épocas anteriores, habían sido inaccesible, y visto por nadie; pues Pompeyo entró, y no pocos de aquellos que estaban con él fueron también, y vieron lo que era ilícito que viera cualquier otro hombre distinto a los sumos sacerdotes. En aquel templo estaban la mesa dorada, el sagrado candelabro, y los recipientes para libaciones, y una gran cantidad de especias; y además de estos había tesoros, dos mil talentos de dinero sagrado: pero Pompeyo no tocó nada de todo esto, debido a su consideración hacia la religión; y en este punto también actuó de una manera que era merecedora de su virtud. Al día siguiente dio la orden a aquellos que estaban a cargo del templo que lo limpiaran y que llevasen las ofrendas que la ley exigía a Dios; y restauró el sumo sacerdocio de Hircano, tanto porque le había resultado útil en otros aspectos, y porque dificultó que los judíos del país dieran ayuda a Aristóbulo en su guerra contra él». Josefo, Antiquitates Judaicae, libro 14, capítulo 4; tr. al inglés de William Whiston, disponible en el Proyecto Gutemberg.

CONCLUSIONES

Estas son las últimas conclusiones a las que estoy llegando:
  • El cierre de la Era del Pacto Abrahámico ocurre en Etanim de 2018, porque Etanim era el primer mes del año en 1943 aEC. Para ser más exactos, tendríamos que ver un cambio formal de las cosas al tiempo del equinoccio de otoño, el 23 de septiembre.
  • Los 42 meses de la holladura del Santuario por parte de las naciones son como una extensión que viene después que se cierran los Tiempos Señalados de las Naciones. En este período de incertidumbres y zarandeos, los cristianos verdaderos serán sometidos a prueba.
  • La mitad de la última Semana de Años viene a partir de Abib de 2022, y poco después llega la desolación de la Zona del Santuario, el final de Babilonia la Grande. Esto ocurre al cerrarse los 1335 años desde que comenzó a ser edificado el Domo de la Roca de los islámicos. El sol se oscurecerá por tres años, entre 2022 y 2025.
  • Los Tiempos Señalados de las Naciones se reiniciaron al tiempo del equinoccio de otoño del año 63 aEC, y terminarán sus 2520 + 100 años en el equinoccio de otoño del año 2018 EC.
¿Qué va a ocurrir antes del principio de esa Semana de Años? Según el entendimiento disponible, se abrirá el Sexto Sello y habrá un terremoto enorme, uno muy particular. Y si el mes de Etanim comienza entre septiembre y octubre, parece que este terremoto tendrá lugar entre este mes de agosto y la primera parte de septiembre. Estemos preparados.

El Día está encima de nosotros.

viernes, 31 de agosto de 2018

Se viene el Gran Terremoto

La cantidad de sismos en el cinturón de fuego del Pacífico se ha disparado en el mes de agosto, y se teme que ocurran grandes terremotos en las inmediaciones de Yellowstone. A partir de aquí, tendríamos que considerar realmente plausible que la Semana Final del Hombre comience en Etanim de 2018, finalizando cuando se cierran los 6050 años desde Adán (Etanim de 4026 aEC).

Si esto ocurre así, entonces el cierre de la Era del Pacto Abrahámico ocurre a los 3960 años u 11 Tiempos desde Etanim de 1943 aEC, en el año de la entrada de Abrahán en la Tierra Prometida.

Estemos atentos a los ajustes en el entendimiento de la cronología bíblica.

Este Gran Terremoto, al parecer, tiene que ver con el que se describe en la apertura del Sexto Sello. Los eclipses más importantes del siglo ya han ocurrido, y ahora viene el tiempo del cambio. Pensaba que el punto de referencia era el mes de Abib, pero parece que no es así. En los día de Abrahán el primer mes del año era Etanim, así que podría entenderse que los 11 Tiempos del Pacto Abrahámico comenzaron en Etanim de 1943 aEC, entre septiembre y octubre.

Ahora bien, no falta mucho para el mes de Etanim de 2018, y los eventos sísmicos parecen sugerir que el Gran Terremoto del Sexto Sello introducirá el Día de la Ira de Dios y del Cordero. Esto, a su vez, estaría indicando que alrededor del Pentecostés de 2022 se termina un período de 1335 años que pondrá la Zona del Santuario de Jerusalén en devastación total.

Las cosas se aclararán dentro de poco.

domingo, 26 de agosto de 2018

"Macho y hembra los creó"

Esta información es intuitiva y reveladora.

Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó. (Génesis 1:27.)

Este es el libro de la historia de Adán. En el día que Dios creó a Adán, lo hizo a la semejanza de Dios. Macho y hembra los creó. Después los bendijo, y por nombre los llamó Hombre en el día que fueron creados. (Génesis 5:1, 2.)

YeHoVaH creó al hombre a su imagen, "macho y hembra". ¿Cómo podríamos entender esta verdad?

En el relato original, donde ocurre la creación de todo lo que hay en la Tierra, se dice que el espíritu de YeHoVaH se movía de un lado a otro sobre la profundidad acuosa, y entonces el Creador, mediante ese espíritu, actúa para hacer realidad lo que se propuso desde siempre.

Ahora bien, en la parte final del Sexto Día, YeHoVaH le dice a alguien: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza..." ¿A quién le estaba hablando? La respuesta puede ser sencilla para quienes somos cristianos, pues en otros pasajes se da a entender que el Primogénito de la creación, Jesús en su existencia prehumana, fue quien estuvo allí para hacer realidad la obra de YeHoVaH. Sin embargo, según el contexto, la respuesta a esta cuestión puede sorprender a más de uno.

A primera vista, se ve que quien estaba presente para actuar con YeHoVaH era su espíritu santo. Si nosotros visualizamos en el espíritu, el viento invisible de Dios, una manifestación de su entera organización celestial, podremos entender por qué "nuestra imagen" incluía "macho y hembra". La organización de espíritus santos de Dios actúa al unísono como si fuera un viento invisible, un ejército, una fuerza poderosa que expande la vida mediante crear y crear. Ese espíritu habría sido la representación de la Mujer de Dios, su AYUDANTE y COMPLEMENTO.

La Biblia no lo dice explícitamente, probablemente porque esto tiene que deducirse después de mucho estudio, usando el sentido común y la intuición, es decir, pensando de manera espiritual. Y verlo así nos permite entender por qué la madre de los escogidos es en realidad la organización celestial de YeHoVaH. Y es por eso, según se ve, por lo que el espíritu vino sobre María, cubriéndola "con su sombra", como si operara en lugar de ella. Jesús fue concebido por espíritu santo, así que puede verse que este espíritu es en realidad como una madre.

A decir verdad, en el registro de Hechos de Apóstoles, cuando se ve que los siervos de Dios actuaban bajo la influencia del espíritu santo, siempre hubo la intervención de los ángeles. Es interesante percibirlo de esa forma.

Así pues, vemos que YeHoVaH en realidad le hablaba a su organización celestial cuando declaró que tendrían que hacer al hombre a su imagen. Y los pasajes citados al principio de este ensayo así lo dan a entender. El hombre corresponde con YeHoVaH, y la mujer con su espíritu, o, mejor dicho, con su organización de espíritus santos actuando como una sola entidad.

En realidad, Jesús estaba allí, dentro de esa organización celestial, como arcángel y vocero principal de YeHoVaH, así que también es cierto que él, dirigiendo a esa organización, fue el obrero maestro, el artífice de la creación, en armonía con las Escrituras. Él era como el Salomón que ejecutó la obra, según los planos de su padre, y participaron en esta, según se ve en el relato de la construcción del templo, muchos extranjeros, o sea seres celestiales que estuvieron alegres en contribuir con el desarrollo de los eventos.

Los humanos somos macho y hembra, pero la naturaleza nos enseña que las mujeres representan colectivos. Y eso es cierto, pues dentro de una mujer hay muchos, por decirlo así, que van a venir a la existencia. Los óvulos de una mujer esperan ser activados por el macho para que nazcan personas nuevas. La mujer es, pues, una fuente de vida. Y por ello a la mujer se le puso por nombre Eva, es decir VIVIENTE...

En la representación de YeHoVaH, según Apocalipsis 4, él es representado estando en el centro, rodeado por cuatro VIVIENTES, su organización celestial, a modo de un tetraedro, con cuatro vértices apuntando hacia la expansión. La mujer es expansiva, y por eso YeHoVaH la creó con la belleza que conocemos, y así vemos que las esferas y otras formas que se representan en su cuerpo tienen como propósito mostrarnos algo más sublime y grandioso.

YeHoVaH es varonil, pues él activa la vida. La Mujer de Dios, su organización, es abundante y se expande, como este universo, sólo que en una escala diferente.

Y así pues, esto explica por qué, aunque en el griego original el espíritu santo tiene un artículo NEUTRO, en el hebreo muchas veces aparece como un ser FEMENINO. Puede confirmarse eso en el estudio de las Escrituras. El espíritu santo aparece como femenino muchas veces, aunque no siempre.

Recordemos, estimados lectores cristianos, que YeHoVaH representó a colectividades como mujeres. Y no sólo eso, sino que comparó a la humanidad como un mar y a su sociedad como una tierra, lo cual nos ayuda a entender por qué su espíritu es UN VIENTO, es decir, una fuerza invisible que actúa según su voluntad.

Mientras que la cristiandad en general cree que el espíritu santo es una persona, los JW creen que ese espíritu es la FUERZA ACTIVA de Dios. Sin embargo, hay que considerar como plausible que haya algo de verdad en ambas concepciones, lo cual sólo tiene sentido cuando examinamos todo lo que la Biblia dice sobre el espíritu. Es un colectivo que actúa como una fuerza invisible... Esa es la concepción que he logrado discernir, pero no soy dogmático en este tema. Es mi percepción, y gracias a esta he podido encontrarle sentido a otras cosas.

LOS DOS ÁRBOLES

Ahora bien, así como dije, según la intuición que les comparto (que puede ser errada), el hombre tiene dos hemisferios cerebrales, uno para conocer y controlar y otro para intuir y escoger. La mujer piensa de una forma complementaria para con el hombre, y esto nos hace pensar en los dos árboles del centro del jardín, que son como los dos hemisferios cerebrales del hombre. El árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo representa el GOBIERNO, es decir, el conocimiento que controla la realidad, mientras que el árbol de la vida representa el ESPÍRITU QUE DA VIDA, el medio para que uno obtenga vida eterna. En nosotros, eso es la ESPIRITUALIDAD. Y esto nos lleva a algo más grande.

En el orden de las cosas, el gobierno se ejerce desde la persona varonil, porque el hombre fue creado primero. Pero también vemos aquí que si el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo tiene que ver con el varón, el otro árbol tiene que ver con la mujer. Porque, al final de cuentas, la espiritualidad es femenina, y allí es hacia donde nosotros apuntamos. Debe haber un equilibrio complementario entre ambas cosas: ciencia y espíritu. Ese equilibro se debe manifestar en la vida de familia, un fiel reflejo de la realidad final: la relación entre YeHoVaH y su espíritu santo.

En el Jardín de Edén, YeHoVaH se propuso darle al hombre y a la mujer una familia, y ese es el resultado final de su propósito, expandir su familia, su creación, y que todos actúen en unidad. Y así será en el futuro.

Hay detalles sobre esta revelación que todavía no se entienden, pero tarde o temprano se comprenderán a plenitud. Si nosotros armonizamos nuestra vida con la manera de pensar de YeHoVaH y su organización, llegaremos a la reconciliación, y seremos parte de esa familia eterna, para nuestra bendición.

Por medio de él tenemos la liberación por rescate mediante la sangre de ese, sí, el perdón de [nuestras] ofensas, según las riquezas de su bondad inmerecida. Esta él la hizo abundar para con nosotros en toda sabiduría y buen sentido, por cuanto nos dio a conocer el secreto sagrado de su voluntad. Es según su beneplácito que él se propuso en sí mismo para una administración al límite cabal de los tiempos señalados, a saber: reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra. [Sí,] en él, [...] (Efesios 1:7-10.)

Observaciones acerca del primer ataque

Hoy, 26 de agosto de 2018, día de la luna llena, se completaron exactamente 11 Tiempos de 131.500 días (360 años perfectos) desde la luna llena del mes de Abib de 1943 aEC. Hemos de suponer, hasta un grado razonable, que dentro de unos 52 días, como si de un Pentecostés se tratase, ocurriá el primer ataque de la Abominación de la Desolación contra el sistema de la cristiandad y sus apoyadores.

Así como sucedió en el pasado, a principios del segundo mes del otoño, cuando los ejércitos de Cestio Galo atacaron el muro exterior del templo de los judíos, de alguna manera, ocurriría. Esto tendría que ser más o menos el 17 de octubre.

Esta observación se basa en que hay 52 días entre una luna llena como la de la Pascua (14 de Abib) y un día de Pentecostés (6 de Siván). Si los 11 Tiempos se cerraron el día de la luna llena de este mes de agosto, entonces, como habría sucedido en el pasado, el 5/6 de Bul, las circunstancias tendrían que darse de tal manera que, repitiéndose la historia, los ejércitos de la desolación (Rusia y Naciones Unidas) atacarán el "templo" falso de la religión que es enemiga de YeHoVaH.

En el pasado, hubo 1290 días, basados en el calendario hebreo, que comenzaron el día 5/6 de Bul del año 66 y terminaron el 5/6 de Siván del año 70, cuando el general Tito había terminado la edificación de estacas que rodeó la ciudad de Jerusalén. Desde aquí, avanzando unos tres años y medio (1290 días), al parecer, tendremos que llegar al Pentecostés del año 2022, una fecha muy probable para el cierre de los 1335 años que comenzaron en mayo de 687 EC, cuando el Domo de la Roca comenzó a ser edificado en la Zona del Santuario.


Curiosamente, Enoc comenzó su obra profética, según se cree, un día como el Pentecostés, en el año 3339 aEC. En 2022 se cumplen 5360 años desde aquellos tiempos. Pero téngase en consideración este orden en los tiempos señalados, que me parece muy curioso:

  • Hubo 3960 años (11 Tiempos) entre 3339 aEC y 622 EC (cuando nació formalmente el islam).
  • Y desde allí hasta 2022 hay unos 1400 años.
Esta suposición sobre la cronología del fin de los tiempos parece encajar en la realidad, porque desde la primavera de 2022 hasta el otoño de 2025 pasarán tres años y medio más, siendo 2025 el cierre de un período de 6050 años desde Adán. Supongo que el predicho oscurecimiento del sol por tres años tendrá lugar entre 2022 y 2025.

La Semana Final del Hombre, según se ve, se establece entre Etanim de 2018 y Etanim de 2025.

Estemos preparados.

martes, 21 de agosto de 2018

Una posibilidad remota sobre el Modelo del Santuario

La evidencia cronológica nos dice que la Abominación de la Desolación será colocada en la Zona del Santuario entre 2021 y 2022, y eso deja espacio para un período terminal de 1335 días que concluyen entre Etanim de 2024 y 2025.

El sentido común nos dice que el Reino del Mesías comienza en el año 6050 de Adán, es decir, en Etanim de 2024. Y para esto hay coincidencias importantes. Sin embargo, las conclusiones podrían estar omitiendo algo importante, y aquí es donde tenemos que ir con cuidado.

El Modelo del Santuario nos revela que existen dos períodos proporcionales: (1) 4025 años de separación entre Adán y Jesús, y (2) 2012,5 años entre Jesús y el fin del Modelo. Al examinar muchos detalles, después de años de revisiones, sé que este modelo es correcto. Sin embargo...

LA ALTERNATIVA MÁS LEJANA

¿Qué pasaría si hay un error en la percepción general? Sugiero que veamos como posibilidad REMOTA, es decir, para un futuro posterior, que hayamos omitido la plenitud de la CORTINA. Es una posibilidad que va más allá de nuestras expectativas, pero no por ello podría ser errónea. Si es que esta posibilidad fuera cierta, entonces quizás nos hemos equivocado y este blog no tendría razón de ser, pero eso conllevaría una mayor responsabilidad en todos. Veamos

¿Qué pasaría si la separación entre ambos períodos llegase a ser la entera vida de Jesús? En otras palabras, ¿qué pasaría si la CORTINA es la vida entera de Jesús, desde su nacimiento hasta su muerte? Eso nos llevaría a un problema cronológico que debería descuadrar todo, pero hoy lo estuve viendo y no podría descartarse esa posibilidad. Sólo que causa un poco de incertidumbre pensar que el fin de este Modelo del Santuario tenga lugar más de veinte años hacia el futuro. En ese caso, tendríamos que ir con cuidado. Por ahora la evidencia es buena, el Milenio empieza entre 2024 y 2025 y, a más tardar, nos quitaremos esa duda en 2022. Lógicamente, hay cosas que tendrían que ocurrir en este año que nos llevarían a descartar la teoría que voy a proponer.

MUCHO CUIDADO CON ESTO:
EL CONOCIMIENTO IMPLICA RESPONSABILIDAD

Quiero recalcar que no estoy diciendo que el Milenio comenzará después de dos décadas... ¡NO! Eso quebraría el sentido de lo que hemos pensado, sobre la urgencia de los tiempos. Solamente estoy mirando una posibilidad que, sinceramente, espero que no sea correcta.}

Supongamos que los 4025 años están bien encajados, y eso creo que es correcto. Desde Etanim de 4026 aEC hasta Etanim de 1 aEC tenemos claro un primer período. Entonces, digamos que la CORTINA, que representa la CARNE de Jesús, según Hebreos  , abarca un período comparable a la vida entera de Jesús. Esto haría que el segundo período, de 2012,5 años comenzara a contarse desde Abib del año 33. ¿Qué pasaría si así fuera?

Bueno, si al mes de Abib del 33 le agregásemos 2012,5 años, tendríamos el Modelo completándose en Etanim de 2045 EC. Eso es MUY LEJOS para los eventos que se vienen, pero no podemos cerrarnos a esa posibilidad. Y yo no le habría prestado atención a esto, si no fuera porque desde Etanim de 4026 aEC, cuando Adán comenzó sus días, hasta Etanim de 2045 EC, hay 6070 años.

Ese número de 6070 años me causa cierta inquietud, porque es 6000 años y un excedente de 70 años, algo que me parece curioso, pero no me lleva a cerrar conclusiones. Lo que sé es que Adán vivió 70 años menos que un milenio, y lo mismo el santuario de Israel, que existió 70 años menos que un milenio. Me hace pensar un poco.

Una probabilidad es que esa fecha, Etanim de 2045 EC, quizás sea un tiempo señalado dentro del Milenio. Es posible, y quizás sea algo asociado al tema del templo de Salomón. Quizás, pienso yo, esto sea como los 20 años que pasaron desde que Salomón empezó a edificar el templo hasta que se completaron todas las obras, como dice la Biblia:

Y al cabo de veinte años, en los cuales Salomón edificó las dos casas, la casa de Jehová y la casa del rey [...] (1 Reyes 9:10.)

Quizás eso sea profético. No lo sé.

MIENTRAS TANTO...

Mientras tanto, como decimos, el Pacto Abrahámico tiene su cierre a los 3960 años contados desde 1943 aEC, es decir, en este año. Entonces, eso significaría que los eventos que han de suceder desde ahora no podrían ocurrir en más de siete años, hasta Etanim de 2025. Estamos todavía por ver confirmada esta línea de razonamiento que hemos seguido por mucho tiempo.

Pienso que si las cosas no se confirman para lo que es 2024-2025, ya tendríamos que ir pensando en fechas muy posteriores, como 2033 ó 2045 EC. Si así fuera, les digo la verdad, yo sugeriría que nos dediquemos a prosperar en la obra del Reino de Dios y dejemos de pensar en fechas.

Hay una razón por la que he estado escribiendo todo esto: Asumir que la clase José ha descuidado la investigación de la cronología correcta de las Escrituras. Pero, si llega a verse que el fin ha de demorar todavía dos décadas en el futuro, entonces nosotros estuvimos en lo incorrecto, y tendríamos que dejar todo en manos de Yehóvah. Al final de cuentas, él sabe más que nosotros.

En lo que a mí respecta, he llegado a una conclusión, si no ocurre una señal cronológica que marque el cierre de la Era del Pacto Abrahámico entre 2018 y 2019, entonces he de dejar de publicar estas investigaciones y dedicarme a construir mi futuro equilibrando lo material con lo espiritual.

Un abrazo para todos.

Conocimiento y espiritualidad... Una visión para entender.

Después de haberle expresado unas palabras al Dios que adoramos los JW, escribo este ensayo para compartir algo que he entendido. Quizás estas palabras, en un día cercano, lleguen a las personas indicadas para que se expanda, como parte del conocimiento que necesitamos para el futuro.

Antes de comenzar, quiero explicar por qué prefiero llamar a Jehová como Yehóvah. Es simple. En inglés, el idioma de la sede central de los JW, el nombre se pronuncia así en esencia, no con "J" sino con "Y", mientras que la acentuación se encuentra en la "o". Prefiero acercarme más a la pronunciación correcta, porque la "J" es tosca y violenta, no se utilizaba en el hebreo, hasta donde sé. Tendría que ser lo mismo en el caso de Jesús, cuya pronunciación es Yeshúa, pero más importante para mí es el nombre del Padre de Jesús, pues es el personaje más importante de todo universo que exista.

Así pues, el nombre del Dios verdadero es YeHóVaH, y allí está el tetragrámaton original. Existen razones para creer que así fue y será siempre la pronunciación correcta del nombre. Una variación probable sería YaHóVaH, pero por lo menos estamos más cerca de lo correcto en ello. Si alguien es más detalloso en este tema, creo que podríamos pensar en la pronunciación YæHóVaH.

EL PROBLEMA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El hombre está buscando la creación de la inteligencia artificial, y creo que no es correcto eso. Aunque el hombre no lo entiende a cabalidad, la verdad es que es algo incorrecto desde el punto de vista de Yehóvah, simplemente porque no tenemos calibrada la relación entre nuestra inteligencia y nuestra espiritualidad. Yehóvah nos creo con esa dualidad en nuestro cerebro, como seres capaces de conocer y entender las cosas, y a la vez manifestar cualidades espirituales, entre las que están la intuición, la creatividad, el amor y otras cosas que trascienden el simple hecho de percibir las cosas.

Los dos hemisferios del cerebro tienen funciones complementarias, y son dos porque así es la esencia del ser inteligente. Tenemos dos mitades que se complementan para que nuestro ser tenga validez ante sus ojos. Si omitimos una, no vamos a funcionar correctamente. Y aquí hay, pienso yo, un secreto que descubrí al asociar todo lo que existe en el propósito divino con la imagen del hombre perfecto.

Para Yehóvah, los dos hemisferios de nuestro cerebro fueron representados en los dos árboles que estuvieron en el centro del Jardín de Edén: (1) el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, que representa la percepción con propósito, la adquisición del poder para controlar la realidad, y (2) el árbol de la vida, que representa lo que nos mantiene vivos, es decir, el espíritu.


El espíritu es lo que es dador de vida; la carne no sirve para nada. Los dichos que yo les he hablado son espíritu y son vida. (Juan 6:63.)

Cuando el hombre decidió comer del fruto del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, decidió gobernarse por sí mismo, sin la intervención de Yehóvah, y de allí surgió el sufrimiento que tenemos todos los días, en todas partes. El hombre quiso asumir el control de todo lo que encontrase en su vida, porque en esencia conocer algo es controlarlo. ¿Por qué el hombre desea seguir aumentando en conocimiento? ¿Simple curiosidad? No. El hombre desea conocer todo para someterlo bajo su control, y de esa forma, según él, mejorar su forma de vivir. Lamentablemente, al hacer eso sin el equilibrio que Yehóvah estableció para él, se dio por construir una Bestia, un sistema de gobierno que lo controla todo, bajo la dirección de algo parecido a la inteligencia artificial según se concibe.

El querer controlar todo, sin la influencia de la espiritualidad, lleva a la consecuencia final: La muerte. No podemos simplemente creernos dioses. Dependemos de nuestro Creador, al final de cuentas. No podemos desconectarnos de la fuente de la vida.

Después que el hombre fue expulsado del Jardín, Yehóvah le cerró la entrada a su santuario original, porque no era correcto que el conocimiento se utilizara de manera egoísta y para un hombre que viviera para siempre sin su dirección. Hubo una restricción de Yehóvah en cuanto a su espíritu santo, y esa restricción terminó con la entrada de Jesús en el mundo y el derramamiento de su espíritu sobre la congregación cristiana. El hombre por fin tenía un acceso a la espiritualidad correcta, la que le dará vida, pero con las condiciones de Yehóvah, lo que nos lleva a un equilibrio entre ciencia y espíritu.

La ciencia sin la espiritualidad conoce las cosas de manera imperfecta. Aquella estupidez académica llamada teoría de la evolución es un caso, por mencionar un ejemplo. La ciencia quiere entender cosas que solamente pueden entenderse con la espiritualidad. Un choque directo contra la pared vino en la física cuántica, incomprensible y difícil de abarcar. Y hasta ahora, Yehóvah le ha permitido al hombre llegar a cuenta gotas a entender cosas que al final de cuentas no podrá dominar.

Por ejemplo, la inmortalidad no le pertenece al hombre que quiere solo el conocimiento y el poder mientras desecha la espiritualidad. Ahora se ha dado cuenta el hombre, justo al umbral del nuevo mundo de Dios, que la vida eterna está en el perfeccionamiento de los telómeros de los cromosomas. También ha podido visualizar hace poco que nuestro sistema solar se parece a una célula, con una "membrana" que lo separa de todo lo demás. Y están por descubrirse cosas que pondrán a prueba nuestras intenciones... ¿Qué queremos? ¿Un conocimiento alejado de Yehóvah o uno que nos permita alcanzar la vida plena, según el propósito de nuestro amoroso Creador?

La inteligencia artificial es una monstruosidad sin la espiritualidad. Un ser artificial capaz de conocer y entender las cosas, sin la espiritualidad, llegará a una conclusión inequívoca: el hombre, en su condición actual, es un PROBLEMA que debe ser eliminado. Y muchos se dan cuenta de ello. El loco camino que tomó Adán al rebelarse contra Yehóvah lo llevará inexorablemente a la destrucción, porque no se puede conocer sin la intención espiritual. No se puede lograr la vida sin el conocimiento que Yehóvah nos provee, un conocimiento saludable y adecuado para seres que estamos hechos a la imagen de él.

Y aquí viene la clave para entender la realidad del drama de este mundo. El hombre, en su afán de construir un orden mundial controlado por su propio conocimiento, en la forma de un gobierno que no tiene compasión, amor, entre otras cualidades espirituales, está formando una Bestia. Y es inevitable esperar que esa Bestia se ponga como objetivo unificado la destrucción de todo vestigio de espiritualidad en el mundo. Porque una inteligencia artificial sin espíritu es eso, una amenaza para la poca espiritualidad que pueda manifestarse en este mundo. Y es así como entendemos que en el momento señalado, el conjunto de poderes representado por los diez cuernos de esta Bestia se encargarán de destruir el sistema religioso mundial.

Esto es la lógica de lo que Yehóvah nos permite entender. Y sé que se requiere de mucha intuición el llegar a esta conclusión, pero así es cómo la espiritualidad nos lleva a ver las cosas desde una perspectiva mucho mejor. La destrucción de Babilonia la Grande tiene que ocurrir sí o sí. Y, como es de esperarse, la amenaza contra la religión correcta también viene. Porque así se resumen las consecuencias de la rebelión de Adán: un gobierno que al final le lleva a la destrucción, por haber rechazado la parte espiritual que le correspondía.

Esta perspectiva también se pone de manifiesto en el conflicto entre el Rey del Norte y el Rey del Sur. En esencia, se trata del dominio de un gobierno sin espiritualidad y su ataque contra otro que se considera espiritual, pero sin la guía de Dios. El Sur, en realidad, y esto lo digo con intuición, es la cristiandad, la ciudad que espiritualmente es como Sodoma y Egipto. Esa cristiandad se esparce entre el Imperio Angloamericano, la Unión Europea y otros poderes que todavía se consideran "cristianos". El Rey del Sur es fundamentalista en cuanto a creencias evangélicas extremistas. Y eso es una amenaza para un Rey del Norte que no tolera la influencia de la religión, representado por Rusia, China y otros poderes más. Eventualmente, habrá una confrontación que el hombre no entiende del todo, pero que es lógica y consecuente.

Lo mismo ocurre a nivel individual. Nosotros tenemos una lucha también en nuestro interior. Hay una inconsistencia entre nuestra mente y nuestras palabras, y eso se manifestó en el drama de la Torre de Babel. Yehóvah estorbó el desarrollo del hombre mediante la confusión de lenguas, porque en esencia cada uno de nosotros no tiene el control pleno de nuestras intenciones al no haber concordancia entre lo que pensamos y lo que expresamos. Pero se permitió esto solamente como un retraso en el resultado final, el gobierno mundial. El lenguaje ya no es barrera, y entonces se manifiesta a plenitud la Bestia.

No podemos tener un control pleno de nuestro cuerpo, porque tenemos la tendencia a querer controlar siempre nuestras vidas y lo que se presenta en nuestro camino sin la ayuda de Yehóvah. Estamos destinados a fracasar si no tenemos conciencia de nuestra necesidad de espíritu. Y cuando actuamos mal cada uno de nosotros es como si intentáramos destruir en nuestro interior la poca religión que tenemos. El que hace el mal suprime su espiritualidad. Decide que le estorba y con esa restricción de su espíritu actúa haciéndose daño a sí mismo y a los demás. Es el mismo drama mundial representado en el interior de cada uno de nosotros. ¿Lo entendemos? 

Si usted, estimado lector, capta estas ideas, podrá darse cuenta de su responsabilidad propia. Usted tiene un mundo en conflicto en su interior. Y debe ajustar sus pensamientos al propósito divino. No esperemos que el mundo cambie o que Dios intervenga sin que nosotros dejemos que él lo haga en nuestro interior. Al final, la masa de la humanidad será el reflejo de lo que hay en cada uno de nosotros. ¿Deseamos sobrevivir? Entonces, cambiemos, y de sea manera seremos dignos de vivir en mundo donde habrá coherencia entre la ciencia y el espíritu. Que su conocimiento futuro, que vendrá del Reino de Yehóvah mediante su Mesías, crezca y se desarrolle con la espiritualidad que Dios nos da, y de ese modo alcanzaremos el derecho de vivir para siempre, como Dios quiere que suceda.

Gracias por atender a esta información.
El fin ya está cerca.

jueves, 16 de agosto de 2018

La estatura de un hombre

[...] hasta que todos logremos alcanzar la unidad en la fe y en el conocimiento exacto del Hijo de Dios, a un hombre hecho, a la medida de estatura que pertenece a la plenitud del Cristo; 
(Efesios 4:13.)

En términos de tiempo, Jesús tuvo que vivir por un período de tiempo en equivalencia a Adán. Este período, al parecer, estuvo representado por los 603.550 varones de Israel, un número que sería la amplificación de uno menor, 50 veces. Al dividir este número entre 50 obtenemos 12.071.

Esos 12.071, al parecer, representan 33 años solares y 18 días. Puesto que Jesús murió y fue resucitado a mediados de abril del año 33, al parecer, nació en marzo del año 1 aEC. Es una teoría plausible, pero no estamos cerrados a otras opciones.

Curiosamente, el lugar donde Jesús fue clavado en el madero y murió fue llamado Lugar del Cráneo (Gólgota o Calvario), lo cual insinúa, para quienes vemos la importancia de los simbolismos en las expresiones bíblicas, que ese punto en el lugar y el tiempo fue como la coronilla de una cabeza. En ese sentido, parece probable que los 33 años de la vida de Jesús correspondiesen con un CUERPO completo, siendo la cabeza la parte final de su vida.

En los estudios acerca de las proporciones humanas se ve que un cuerpo humano tiene como estatura el equivalente a la altura de ocho cabezas en la adultez. Si dividimos esos 33 años entre 8, podría verse que una cabeza mide más o menos unos 1500 días. Curiosamente, cuando vemos el censo de las tribus de Israel vemos los siguientes valores:

  1. Rubén, 46.500 = 930 cincuentenas (como la edad de Adán, el primogénito).
  2. Simeón, 59.300 = 1186 cicuentenas
  3. Gad, 45,650 = 913 cincuentenas
  4. Judá, 74.600 = 1492 cincuentenas
  5. Isacar, 54.400 = 1088 cincuentenas
  6. Zabulón, 57.400 = 1148 cincuentenas
  7. Efraín, 40.500 = 810 cincuentenas
  8. Manasés, 32.300 = 646 cincuentenas
  9. Benjamín, 35.400 = 708 cincuentenas
  10. Dan, 62.700 = 1254 cincuentenas
  11. Aser, 41.500 = 830 cincuentenas
  12. Neftalí, 53.400 = 1068 cincuentenas
También está la tribu de Leví con 22.000 personas más, pero eso es aparte.

Ahora bien, estas doce tribus fueron divididas en cuatro grupos, estando a la cabeza el grupo conformado por Judá, Isacar y Zabulón, hacia el naciente (el este). Esto puso a Judá en primer lugar, y esa sería la cabeza, con 1492 cincuentenas.

¡Eso es interesante en realidad! Resulta que más o menos, una cabeza en un cuerpo de 12.071 cincuentenas viene a ser casi 1500, y Judá contiene 1492, lo cual es significativo. Entonces, parece ser que Judá representó a los últimos 1492 días del Mesías. Y la verdad es que Jesús murió en Judea, en la ciudad de Jerusalén, que estaba en el territorio de Judá. ¿Desde cuándo debería contarse este período? Veamos.

Si se trata de días literales, 1492 días vienen a ser cuatro años solares y 31 días.

Jesús murió en abril del año 33, lo cual sugiere que el punto de partida de estos 1492 días estuvo en marzo del año 29. ¿Qué sucedió en aquel entonces? La Biblia responde:


En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y decía: “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado”. (Mateo 3:1, 2.)

Eso era, según Marcos, el principio del mensaje de las Buenas Nuevas:

[El] principio de las buenas nuevas acerca de Jesucristo: Así como está escrito en Isaías el profeta: “(¡Mira! Envío a mi mensajero delante de tu rostro, que preparará tu camino;) ¡escuchen!, alguien clama en el desierto: ‘Preparen el camino de Jehová, hagan rectas sus veredas’”. Juan el bautizante se presentó en el desierto, predicando bautismo [en símbolo] de arrepentimiento para perdón de pecados. Por consiguiente, todo el territorio de Judea y todos los habitantes de Jerusalén salían a donde él, y eran bautizados por él en el río Jordán, y confesaban abiertamente sus pecados. (Marcos 1:1-5.)

Por lo tanto, concluyo, por ahora, que esos 1492 días, entre marzo del 29 y abril del 33, representaron la "cabeza" de un CUERPO de 12.071 días.

EN EL MODELO DEL SANTUARIO

En los 6037,5 años del Modelo del Santuario están incluidos:
  • 3 veces 603.550 días
  • 3 veces un Tiempo de 131.500 días (360 años).
Confirmando: 603.550 x 3 = 1'810.650 días
Luego, 131.500 x 3  = 394.500 días.
En total = 2'205.150 días, es decir, 6037,5 años.

Entonces, vemos que existe una relación exacta de tiempo. Desde 4026 aEC hasta 2013 EC, si se cuenta de corrido, hay esos 6037,5 años. Luego, viene un período extra de 4200 días hasta el principio del año 6050 de Adán. Ese período extra viene a ser, esencialmente, la mitad de un período de 2300 días multiplicado por el Factor Centésimo del Año.

Porque 2300 x 3,65242189 es 8400 días, y la mitad es 4200. Hasta en eso se evidencia orden.

OTRA EVIDENCIA

Si el tiempo completo es 6049 años, entonces hasta el final del Año del Diluvio transcurrieron 604.900 días. Al quitarle a esa cantidad 603.550 quedaban 1350 días. Luego cuando ampliamos es tres veces tenemos 4050 días.

De los 4200 días adicionales le quitamos 4050 y sobran 150 días.

Esos 150 días sobran en el Modelo del Santuario. Si se les quitasen esos 150 días a los 2'205.150 días que componen los 6037,5 años, tendríamos 2'205.000 días, que es la suma de 49.000 meses de 30 días (la separación entre Adán y Jesús) y la mitad de ello, 24.500 meses de 30 días.

Ese tipo de datos confirma, por lo tanto, que habrá un período de 6049 años bien definido, entre 4026 aEC y 2024 EC.

Quedan algunos secretos por descubrir de todo esto. Pero primero hay que pensar en las opciones.

Un abrazo para todos los sinceros en esta investigación.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Antes de su destrucción

Babilonia la Grande es principalmente la cristiandad, es decir, el falso cristianismo institucional, en cuya cúspide se encuentra el sistema del Papado.

Llega un momento en el que Yehóvah, mediante el Mesías, mueve los asuntos de tal manera que Babilonia la Grande queda expuesta como merecedora de destrucción. Eso está por ocurrir en breve, si es que no está ocurriendo ya.

Recordemos que Yehóvah tiene que someter a juicio a todos aquellos que afirman representarle. Eso incluye a los JW. Así pues, va a estallar una bomba de denunciaciones sobre los que afirman ser cristianos, y eso llevará a la aniquilación de la religión organizada. Como parte de las consecuencias, los cristianos genuinos también serán zarandeados.

Ese momento de escrutinio, que quizás comience con una luna llena, marcará el principio de los 1290 días. Un instrumento de destrucción, la Abominación de la Desolación, se pondrá de manifiesto en breve. Los que tengamos la mente abierta lo reconoceremos, y eso nos hará tomar acción inmediatamente.

Si realmente sucede que 1290 y 1335 días están por comenzar, entonces hemos de esperar que sea en este año lo que comience. La primera posibilidad es la luna llena de agosto, cuando se cumplen 11 Tiempos de 131.500 días desde la entrada de Abrahán en la Tierra Prometida. La que sigue es en el mes de Etanim, en octubre.

Hay, de hecho, siete años que empiezan desde 2018, y eso es muy probable de que ocurra, tomando como base que en 2025 se completan 6050 años desde Adán, un momento ideal para el principio del Jubileo de 1000 años para el hombre.

En estos días se percibe que una avalancha de información negativa sobre la religión está por destaparse. Pero esto va más allá. El Rey del Norte se aprovechará de la decadencia de occidente y el sistema del Papado para abogar por la abolición de las religiones, y eso nos afectará también a nosotros.

Cuando Jesús fue apresado sus seguidores tropezaron, a pesar de estar informados, y algunos llegaron incluso a negar a su Amo. Jesús sabía que la hora de la prueba afectaría adversamente a sus discípulos, pero también sabía que volverían a recuperarse y serían fortalecidos. Eso es lo que hoy también tiene que ocurrir.

Los JW serán sometidos a juicio, y si su amor a Yehóvah no ha sido veraz, entonces muchos se irán para atrás. Será motivo de tropiezos lo que va a suceder, porque incluso la sede central será proscrita. Lo de Rusia es sólo un adelanto.

¿En qué posición nos hallaremos cada uno de nosotros? Qué Yehóvah dé luz a cada uno para que estemos en el bando correcto.

Estemos alerta.

domingo, 12 de agosto de 2018

Babilonia la Grande será destruida en 2022

Salmos 137

Junto a los ríos de Babilonia... allí nos sentamos.
También lloramos al acordarnos de Sión.
 Sobre los álamos en medio de ella
colgamos nuestras arpas.
 Porque allí los que nos tenían cautivos nos pidieron las palabras de una canción,
y los que se mofaban de nosotros... regocijo:
“Cántennos una de las canciones de Sión”.
 ¿Cómo podemos cantar la canción de Jehová
sobre suelo extranjero?
 Si te olvidara, oh Jerusalén,
sea olvidadiza mi diestra.
 Que mi lengua se pegue a mi paladar,
si no me acordara de ti,
si no hiciera a Jerusalén ascender
por encima de mi causa principal de regocijo.
 Acuérdate, oh Jehová, respecto a los hijos de Edom del día de Jerusalén,
que estuvieron diciendo: “¡Arrásen[la]! ¡Arrásen[la] hasta el fundamento dentro de ella!”.
 Oh hija de Babilonia, que has de ser despojada violentamente,
feliz será el que te recompense
con tu propio tratamiento con que tú nos trataste.
 Feliz será el que agarre y de veras estrelle
a tus hijos contra el peñasco.

La hora del Peñasco que ha de caerle encima al Imperio de la Religión Falsa llegará, según las evidencias cronológicas disponibles, en el año 2022. Esto ocurre unos 2560 años después del día que se dieron a conocer las misteriosas palabras de la escritura en la pared, la noche de la fiesta del rey Belsasar. Ha de ocurrir, sin duda, muy pronto.

Son 2 MINAS, 1 SICLO y 2 GUERÁS, las monedas representadas como tiempo, las cuales tenían que transcurrir desde el nacimiento de Jesús hasta la destrucción de esta enemiga de la verdad. Y es Jesús mismo quien hará que esto suceda. Estas monedas representan 2.022 guerás, o sea, 2.022 años que terminarán a mediados de 2022.

Curiosamente, los JW consideran que los mensajes de las siete Trompetas comenzaron a ser declarados desde mediados de 1922 en adelante. Nunca se imaginarían que ese fue el principio de 100 años de denunciaciones contra la religión, los mismos que acabarán en 2022.

Y todo tenía que ver con el testimonio de Enoc y Matusalén. Ellos nacieron a los 622 y 687 años desde Adán respectivamente, así como el islam y la edificación del Domo de la Roca tuvieron sus principios formales a los 622 y 687 años desde Jesús respectivamente. Eso no es casualidad.

Recuérdese que los eventos de 687 ocurrieron al finalizar 1290 ciclos de 3,65242189 (el centésimo del año solar), contados desde Etanim de 4026 aEC, cuando Adán comenzó la cuenta de sus días. Y también recuérdese que desde Abrahán (2019-2018 aEC) hasta el islam (622 EC) hubo esencialmente 11 Tiempos (3960 años), así como está ocurriendo ahora, cuando se cierran los 11 Tiempos del Pacto Abrahámico.

También recuérdese que la muerte de Matusalén llegó en el tiempo del fin del mundo. Así mismo, la destrucción de la Zona del Santuario en Jerusalén marcará el principio del Diluvio final, la destrucción con fuego de todo este sistema de cosas.

Y esto, sinceramente, no creo que sea algo a tomarse a la ligera. Si se completan 1335 años entre 687 y 2022 ya es mucha coincidencia. Y esto va más lejos, porque 1290 años antes de 687 es 604 aEC, precisamente cuando comienzan 2520 años (siete Tiempos) hasta 1917.

Así pues, se ve que las cosas ocurrirán de la manera que hemos esperado para mediados de 2022, a más tardar. Todavía quedan unos 1400 días hasta ese final, así que tranquilamente pueden estar abarcados en ese espacio de tiempo los 1290 ó 1335 días que estamos tratando de encajar.

Ha de recordarse, estimados lectores, que desde el sacrificio de Jesús, el día de la luna llena de abril del año 33, hasta el día de la luna llena de agosto del año 2022, hay exactamente 726.600 días. ¿Será esto casualidad? Mmm... No sé qué pensar.

Si esta señal es la adecuada, hemos de ver el principio de las últimas 2300 "tardes mañanas" en algún momento del otoño de este año. Prefiero que los eventos nos aclaren el momento exacto que especular qué día de este año será. Tengo algunas ideas sobre las fechas, pero recordemos que el calendario de Yehóvah combina el lunar con el de 30 días, así que hay que tener cuidado con la precisión.

¿Cuántos días contienen 11 Tiempos?

En el registro de Gálatas se da a entender que el Pacto de la Ley fue validado 430 años después que lo fuera el Pacto Abrahámico. Sabemos qu...